Mañueco subraya que no habrá "quita" a la deuda de las CCAA, sino "reestructuración"

Fernández Mañueco en el Banco de Alimentos de Valladolid
EUROPA PRESS
Actualizado 15/02/2018 14:10:38 CET

VALLADOLID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha subrayado este jueves que "no va a haber una quita de la deuda de las comunidades autónomas", sino una "reestructuración" de la misma, de modo que "todos paguen lo que deben".

Así lo ha señalado en referencia a la reunión que el pasado lunes mantuvieron en Madrid los presidentes autonómicos del partido y jefes de gobiernos autonómicos del PP con el líder nacional de la formación y presidente del Ejecutivo central, Mariano Rajoy.

Pese a que el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, aseguró que salió de la reunión "sin estar satisfecho" porque "no sirvió para resolver nada", Fernández Mañueco ha recalcado que se trató de un encuentro "más informativo que decisorio" y ha admitido que desconoce las declaraciones del responsable del Ejecutivo regional.

Lo que sí ha destacado el presidente del PP de Castilla y León es la importancia de reunir a los 'barones' del partido "por primera vez tras los congresos" regionales que supusieron "una importante renovación", por lo que para muchos de los nuevos cargos "fue su primer encuentro" de estas características.

Durante una visita al Banco de Alimentos de Valladolid, Fernández Mañueco ha insistido en que lo fundamental de cara a un nuevo modelo de financiación autonómica es que esté "vinculado al coste efectivo" de los grandes servicios públicos.

En cualquier caso, ha recalcado que la reforma de este modelo precisa del acuerdo con el PSOE, sobre lo que ha ofrecido "la mejor de las disposiciones" para alcanzar un entendimiento.

En este sentido, ha enfatizado también la necesidad de llegar a acuerdos parlamentarios con otros grupos que permitan la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, los cuales son "fundamentales para la normalidad del día a día".

Así, ha reclamado a todas las partes "un esfuerzo de diálogo y entendimiento", al tiempo que ha mandado un mensaje de tranquilidad sobre las cuestiones más perentorias, para las cuales se baraja la opción de aprobarlas mediante decreto-ley en tanto se aprueban las cuentas de este año.