Marcos destaca que el consumo de carne de vacuno ha recuperado niveles de 2010

Publicado 21/12/2017 21:56:55CET

SEGOVIA, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, ha destacado que el consumo de carne de vacuno ha recuperado en la región niveles del año 2010. Así, alcanza los trece kilos por persona y año.

La también portavoz del Gobierno regional ha clausurado en Segovia la jornada técnica 'Costes y PAC: qué hay que tener en cuenta', organizada por Asoprovac y ha considerado que el repunte se explica por el equilibrio logrado en los agentes de la cadena de valor y en la capacidad de comercialización que permite el "buen trabajo" ganadero.

Marcos ha asegurado que el sector de vacuno de carne atraviesa un buen momento, a pesar de un año marcado por la sequía y ha recordado los avances logrados en los últimos años en cuanto al manejo y a la sanidad animal.

En el apartado de exportaciones, el sector ha registrado en Castilla y León durante los primeros seis meses del año un incremento del 125 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior. Un volumen que ha significado 6'8 millones de euros, según la consejera.

Además, la calificación sanitaria "elevada" ha posibilitado que se abran nuevos mercados, como Turquía, donde hasta ahora existía un predominio de ventas francesas y que ahora ve incrementar el peso de las operaciones españolas y, fundamentalmente, de Castilla y León.

Por su parte, el presidente regional de Asoprovac, Ildefonso Vela, ha calificado como "lógico" que la carne de vacuno experimente un aumento de precio en 2018, puesto que la sequía ha provocado que los costes de producción aumenten este año. De no producirse ese incremento, la afección será considerable en el sector, según ha argumentado.

Al margen de Turquía, Vela ha enumerado Israel y Arabia Saudí como nichos en los que el sector se fija para las exportaciones. De hecho, Milagros Marcos ha apuntado que, en enero, se desarrollará una jornada específica sobre sacrificios concretos para exportar a países árabes, como las técnicas kosher. Una iniciativa que impulsará el Itacyl.

Alrededor de 200 ganaderos de toda la región han acudido a una jornada en la que también se ha abordado la nueva PAC y, en concreto, el proyecto de Dublín, que supone la aplicación de imágenes satélite y sistemas de teledetección.

Una posibilidad que la Comisión Europea ha aceptado y que se va a desarrollar en un año, según Marcos, que ha agregado que cinco países implementarán la parte tecnológica y generarán información directa sobre el terreno, para el análisis de cultivos concretos. Una herramienta que se unirá a los ya existentes análisis de suelo y que se combinará con la necesidad de agua o de productos fitosanitarios, para determinar en qué momento se precisa cada aplicación.

Así, se podrán "reducir cargas" burocráticas, como ha valorado Marcos, tanto a los agricultores y ganaderos como a la Administración, puesto que con esas imágenes se evitará la comprobación en el propio terreno sobre el tipo de cultivo que existe. Esto se traduce en una "simplificación real" del trabajo, con el objetivo de una mejor toma de decisiones en torno a esos cultivos.