Más de 150 aficionados a la bici recorren 200 kilómetros para homenajear a Jesus Negro y pedir "respeto" en Valladolid

Valladolid.- Los participantes en el monolito en memoria de Jesús Negro.
EUROPA PRESS
Actualizado 25/02/2018 20:01:34 CET

   VALLADOLID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Más de 150 aficionados a la bicicleta han recorrido hoy 200 kilómetros por diferentes puntos de la provincia de Valladolid para rendir homenaje a Jesús Negro de Paz y reivindicar "respeto" hacia el ciclista en la carretera.

   El pelotón ha partido esta mañana a las 8.30 horas desde el Camino Viejo de Simancas en una marcha organizada por Sofo-Kom Team, 'grupeta' del fallecido hace ya dos años al ser arrollado por un camión en la VA-30.

   Pese a las gélidas temperaturas, a primera hora rondaban los cuatro grados bajo cero, los aficionados a la bici han vuelto a responder a un homenaje que cumple su segunda edición. La primera parte del recorrido ha transcurrido por las localidades de Puente Duero, Valdestillas, Serrada, Tordesillas, Torrelobatón, Mota del Marqués, Tiedra, Villadefrades y Urueña.

   Allí, como viene siendo tradicional, se ha hecho un alto para visitar el monolito que hay en homenaje a Negro de Paz --toda su familia reside o es originaria de la villa del Libro-- y recuperar fuerzas a base de pasteles, frutas y bebidas isotónicas previstas por la organización.

   Poco después se ha reanudado la marcha en dirección a la Santa Espina, Peñaflor, Villalba de los Alcores, Valoria de Alcor, Cigales, Mucientes, Fuensaldaña y Villanubla para volver a entrar en Valladolid sobre las 15.30 horas.

   Entre los participantes han estado presentes, entre otros, el corredor profesional Óscar Pujol y Aitor Martínez, amigo de Jesús Negro y que también resultó herido de gravedad en aquel accidente.

   Emocionado, Aitor Martínez, que ya ha vuelto a coger la bicicleta de montaña, ha seguido la marcha en uno de los coches de apoyo. "Hace dos años pensamos que esta era una bonita manera de recordar a Jesús y esperamos continuar haciéndolo mucho tiempo", ha indicado para "agradecer" la presencia de "tantos compañeros" para completar una "distancia que no es nada fácil hacer" y más con el frío que "ha hecho hoy".

   El recorrido no ha sido arbitrario, es uno de los que "más le gustaban hacer a Jesús", ha continuado Aitor Martínez, que ha estado más de un año recuperándose de las heridas que le dejó aquel accidente.

   En este punto, ha reconocido, una vez más, que el momento más emotivo ha sido cuando han llegado a Urueña, donde esperaba la familia de Jesús de Negro, para concluir reivindicando "respeto al ciclista en la carretera". "Encima de la bici va una vida, nuestras familias nos esperan en casa como a todos", ha concluido.