Más de 200 profesionales de la Comunidad se reúnen para tratar sobre la seguridad química y la sanidad ambiental

Jornada Sobre Seguridad Química En El Ámbito De La Sanidad Ambiental
UVA
Actualizado 28/04/2011 14:35:00 CET

VALLADOLID, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

Más de 200 profesionales de la Química que desarrollan su labor en diferentes ámbitos se han reunido este jueves en Valladolid para participar en la Jornada 'La seguridad química en el ámbito de la sanidad ambiental'.

Este encuentro, planteado como foro de diálogo y de cooperación entre responsables de las distintas administraciones competentes y los agentes involucrados en la fabricación y uso de productos químicos sobre cuestiones relacionadas con la salud, el medio ambiente y la seguridad en el uso, el almacenamiento, el transporte, la eliminación y la gestión de emergencias relacionadas con estos productos, ha sido organizado por la Asociación de Químicos de Castilla y León con la colaboración de la Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Sanidad.

La inauguración de esta reunión técnico-científica ha corrido a cargo del vicerrector de Profesorado de la Universidad de Valladolid, Luis Miguel Nieto Calzada; del decano de la Facultad de Ciencias y presidente de la Asociación de Químicos de Castilla y León, Fernando Villafañé Gonzalez; y del director general de la Agencia de Protección de la Salud y Seguridad Alimentaria, Jorge Llorente Cachorro, quien, precisamente, ha sido el encargado de abrir, con una ponencia que comparte título con el de la Jornada, el programa de esta reunión técnica, en la que también participan representantes de las Administraciones autonómica, nacional y europea.

La celebración de esta cita -también está abierta al público interesado en sus contenidos- se enmarca en la conmemoración, a lo largo del 2011, del 'Año Internacional de la Química', planteado como medio para concienciar a la sociedad del indispensable papel que los productos químicos desempeñan para garantizar y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, desde las necesidades más básicas, como la salud, la alimentación o la higiene, hasta aquellas que permiten disfrutar de mayores niveles de bienestar, como la elaboración de tejidos, materiales para la construcción, el transporte, las telecomunicaciones, etcétera.

Fuentes de la Administración regional, en un comunicado recogido por Europa Press, incidieron en que la química es fuente de numerosos beneficios pero los productos químicos ha de ser utilizados correctamente, de manera que se asegure un uso adecuado y se eviten riesgos y efectos no deseados vinculados a su mal empleo y manipulación en la cadena productiva, para lo que se han elaborado los llamados Reglamentos REACH y CLP, referidos al control y la prevención de riesgos durante la elaboración, envasado, distribución, uso y eliminación final de estos agentes.

Además, el propio sector químico incorpora la conocida como 'Tutela del producto' a través de la cual se gestiona el uso seguro de los productos químicos a lo largo de su ciclo de vida, con el objetivo de contribuir a la protección del ser humano y del medio ambiente.

En su intervención inicial, el director de la Agencia de Protección de la Salud y Seguridad Alimentaria de la Junta de Castilla y León ha incidido en que "el compromiso con la seguridad química, como garante de la sanidad ambiental, es responsabilidad de todos", desde las industrias a los productores, usuarios de productos químicos, administraciones, comunidad científica, etcétera, incluidos también los propios consumidores

"El desarrollo y la aplicación de nuevos productos químicos permiten mejorar las condiciones de vida de la población pero también pueden conllevar efectos adversos, por lo que son necesarias actuaciones de vigilancia y control", apuntó.

Jorge Llorente también ha destacado que la celebración de estsa jornada responde a la formación y a la información en este ámbito y, asimismo, ha resaltado que la Ley 10/2010, de Salud Pública y Seguridad Alimentaria de Castilla y León, además de actualizar y ofrecer la seguridad jurídica con un novedoso ordenamiento, hace mención directa a la regulación de lo relacionado con los productos químicos y sus repercusión en las salud humana.

LABOR DE LA JUNTA

Precisamente, el control sobre la aplicación y el cumplimiento de los marcos legislativo y normativo europeo, nacional y autonómico forman parte del control oficial que la Junta de Castilla y León desarrolla en relación con la seguridad química y la sanidad ambiental.

En este sentido, además de las inspecciones directamente relacionadas con los Reglamentos REACH y CLF anteriormente citados, la Agencia de Protección de la Salud y Seguridad Alimentaria es competente en otros ámbitos relacionados con el control de presencia de productos y contaminantes químicos, indicó la Administración autonómica.

Entre estos se encuentra el control de contaminantes químicos del agua -plaguicidas, nitratos, arsénico, aluminio, etcétera-, de materiales en contacto con el agua y de sustancias para el tratamiento; entre los años 2007 y 2010 se han tomado y analizado 15.699 muestras directamente relacionadas con esta labor de vigilancia.

Otro de los campos de control relacionados con el agua es el de las aguas de piscinas de uso público y, más concretamente, en lo referido a los productos químicos usados para el correcto tratamiento de las aguas, que ha supuesto, en el período temporal ya descrito, un total de 14.606 inspecciones y 21.190 controles analíticos.

La Junta también ha controlado aspectos relacionados con la legionelosis, como son los referidos al control de los productos químicos utilizados, para lo que se han realizado 11.202 inspecciones y analizadas 2.788 muestras; o con los establecimientos de tatuaje y "piercing", en concreto referido a las alertas por presencia de sustancias tóxicas en las tintas utilizadas, habiéndose desarrollado en este ámbito concreto 1.228 inspecciones y gestionado cinco alertas.

La labor de la Agencia de Protección de la Salud y Seguridad Alimentaria le ha llevado a gestionar, por medio del Sistema de intercambio rápido de incidencias relacionadas con productos químicos, las 26 alertas y/o incidencias que, entre 2007 y 2010, han tenido incidencia en la Comunidad de Castilla y León, además de apoyar la investigaciones epidemiológicas y otro tipo de incidencia que la Consejería de Sanidad ha acometido relacionadas con otro productos químicos (formaldehído, plomo, creosota, etc.).