Más de 38.500 firmas exigen a la Junta de CyL circos sin animales

Publicado 11/04/2018 11:53:22CET

VALLADOLID, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Animalista Libera!, a través de la recogida de más de 38.500 firmas, exigirá a la Junta de Castilla y León la supresión de los espectáculos circenses con animales.

"El clamor de la sociedad castellanoleonesa hace inviable mantener una situación que ya no se corresponde con la ética vigente. La idea de que detrás de cada número circense con animales hay centenares de horas de castigo hasta conseguir que un animal realice una determinada pirueta, ya no es aceptable", advierte el colectivo a través de un comunicado recogido por Europa Press.

La campaña de recogida de firmas iniciada por la Asociación Animalista Libera!, a través de la plataforma Change.org, "pone de manifiesto la urgencia de prohibir los circos con animales en Castilla y León".

El colectivo recuerda que no son pocos los municipios de ésta autonomía que han declarado el apoyo a los circos sin animales a través de mociones plenarias, dejando al descubierto las reticencias de sus asesorías jurídicas a la hora de no autorizar la instalación.

LiberaCyL considera que no pueden ser desoídas las solicitudes realizadas a la Junta por doce de los quince municipios de más de 20.000 habitantes de Castilla y León, además de por dos diputaciones, para instar a la modificación de una Ley "obsoleta" reclamando, entre otras cosas, la prohibición autonómica de los circos que explotan animales.

Los animalistas consideran que no tiene ninguna lógica mantener una excepción, que obedeció hace veinte años a dar cobertura a una actividad que "ni siquiera tiene arraigo de tradición en la Comunidad más allá del puro negocio, y que demuestra el atraso frente a ya, cuatro comunidades autónomas donde ésta crueldad está prohibida".

La Asociación Animalista Libera! solicitará a la Junta la eliminación de la excepción contenida en el artículo 6 de la mencionada ley, por comprometer la protección animal y la actividad artística permitiendo prácticas de maltrato y violencia -prohibidas en la Ley- sobre animales indefensos y dirigidas mayoritariamente a niñas y niños.