El Museo de la Evolución acoge una exposición que reúne 49 esculturas del creador Alberto Bañuelos

La exposición de Alberto Bañuelos.
MEH.
Publicado 21/12/2017 17:12:01CET

BURGOS, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Museo de la Evolución Humana (MEH) de Burgos acoge hasta verano de 2018 una exposición que reúne 49 esculturas realizadas con distintos materiales, como granito, alabastro o cantos rodados, del creador burgalés Alberto Bañuelos.

La muestra, enmarcada dentro del proyecto 'Los Mejores de los Nuestros' bajo el título 'Lo que permanece. Alberto Bañuelos', ha sido inaugurada por el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera.

La exposición relaciona la obra del artista con el MEH y los yacimientos de Atapuerca y se podrá visitar en horario de apertura del museo, además de contar con visitas didácticas todos los días a las 13.00 y 19.00 horas.

Las obras de Alberto Bañuelos indagan en la naturaleza del ser humano, buscando lo que permanece siempre, lo que es eterno como la piedra y representan una especie de escultura escrita que remite a restos arqueológicos, paleografías tenaces, que son meras espectadoras del quehacer del hombre.

A lo largo de su trayectoria, Alberto Bañuelos ha realizado cientos de esculturas en piedras y ha recorrido varios lenguajes escultóricos, de entre los que destaca, nacido del descubrimiento del filósofo francés Jacques Derrida, el de la deconstrucción.

Alberto Bañuelos cursó estudios de Ciencias Políticas y Sociología en la Universidad Complutense de Madrid, donde se licenció en 1977, e inmediatamente después inició su trayectoria artística con el aprendizaje del oficio de escultor en Carrara.

Escultor y pintor autodidacta, ha llevado a cabo medio centenar de exposiciones individuales en numerosas galerías españolas y destaca por el uso de materiales clásicos como la piedra o el mármol, de las que rescata la pureza y fuerza de la naturaleza.

Su obra supera las 600 esculturas y, en la actualidad, se encuentra en museos como el Museo Municipal de Arte Contemporáneo de Madrid, el Museo de Escultura de Carrara o el Instituto Valenciano de Arte Moderno.

Sus trabajos también pueden admirarse en jardines de ciudades españolas como Burgos, León, Salamanca, Madrid, Zaragoza o Huesca y en otras internacionales como Changchun, en China, y Quibec, en Canadá.