El Museo de León acoge desde mañana la muestra fotográfica 'Cirilo Martínez Novillo. Paisajes. Fotografías, 1957-1990'

Actualizado 07/02/2012 12:12:16 CET

LEÓN, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

La sala de exposiciones temporales del Museo de León acogerá desde mañana la exposición 'Cirilo Martínez Novillo. Paisajes. Fotografías, 1957-1990', que recoge una colección de instantáneas realizadas por el pintor madrileño durante sus viajes con el objetivo de recopilar imágenes para realizar sus obras pictóricas

La inauguración de la muestra tendrá lugar a las 12.30 horas y el acto contará con la presencia del hijo del pintor, Álvaro Martínez Novillo.

En 1957 el artista comenzó a realizar fotografías de paisajes en color, una técnica artística que desempeñó un papel muy importante en su obra y que utilizó hasta casi el momento de su fallecimiento, según ha informado la Junta en una nota recogida por Europa Press.

Según su hija Mercedes, la fotografía constituía para él una herramienta para trasladar a su obra la idea surgida en un momento de intuición, que luego podría servir o no para su pintura, pero que, en cualquier caso, "siempre contribuía a enriquecer su argumentario total de artista".

En palabras del escritor leonés Luis Mateo Díez, existe una "maravillosa colección" de las miradas fotográficas de Martínez Novillo, del sustento "modesto pero no trivial" de lo que veía cuando no pintaba, de lo que la fotografía podía tener para él de apunte y reclamo.

La exposición, que permanecerá en el Museo de León hasta el próximo día 19 de marzo, podrá ser visitada de martes a sábado en horario de 10.00 a 14.00 horas por las mañanas y de 16.00 a 19.00 horas por las tardes, mientras que los domingos y festivos el horario será de 10.00 a 14.00 horas.

TRAYECTORIA

El pintor Cirilo Martínez Novillo (1921-2008) nació en Vallecas (Madrid), en el seno de una familia obrera, que no puso trabas a su temprana vocación artística.

Durante la Guerra Civil asistió a la Escuela de San Fernando, donde le resultó fundamental el magisterio de Vázquez Díaz. A partir de la década de los cuarenta comenzó a darse a conocer junto con el grupo de los 'Jóvenes pintores madrileños', que, sin abandonar la figuración, intentó aportar innovaciones.

Posteriormente, en los años cincuenta, su obra, siempre trazada con un dibujo muy seguro, se centró cada vez más en el paisaje y, progresivamente, enriqueció su color. A partir de entonces expuso con regularidad en España y en el extranjero.

En los años 60 su arte sufrió una gran transformación. Obtuvo la Primera Medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1962 y expuso individualmente en París, Zurich, Winterthur, Londres y Nueva York.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies