El Museo de Pasión cuelga mañana la muestra 'Libertad creativa. Los años 80 en las Colecciones ICO'

Una de las obras de Eduardo Arroyo.
FMC DE VALLADOLID.
Publicado 17/01/2018 10:27:59CET

Con obras de Eduardo Arroyo, Miquel Barceló, Antoni Tpiès, Sicilia o Esteban Vicente

VALLADOLID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Sala Municipal de Exposiciones del Museo de Pasión acoge desde este jueves, 18 de enero, y hasta el 4 de marzo la exposición 'Libertad creativa. Los años 80 en las Colecciones ICO', con cuarenta obras de artistas españoles como Eduardo Arroyo, Miquel Barceló, Antoni Tapiès, Sicilia o Esteban Vicente.

La exposición recoge la visión de los principales exponentes de la pintura española contemporánea creada en la década de 1980. Muestra un desenfado y un optimismo colorista que responde a la euforia histórica de la sociedad española y la creciente internacionalización de su arte.

Tanto la libertad en la forma de crear y en el uso de materiales como el asentamiento de los circuitos de difusión y el mercado artístico permitieron que artistas consagrados (Gordillo, Alcolea, Fraile...) y noveles (Barceló, Sicilia o García Sevilla) entraran en las colecciones de pintura contemporánea más importantes del país.

A ellos se unieron, desde la distancia, artistas que habían desarrollado su obra en el extranjero (Esteban Vicente, José Guerrero) y que se incorporaron abiertamente, en estos momentos, al escenario artístico español.

CAMBIO DE SIGLO EN LA PINTURA

El resultado es una visión sobre las corrientes artísticas y los creadores españoles que protagonizaron el cambio de siglo de la pintura española.

Recorriendo esta muestra podemos ser testigos de la 'libertad artística' que vivía España en ese periodo. Un ambiente de euforia que empapaba a los jóvenes creadores y contrastaba con el tenebrismo de otras épocas, frente al que se alzan el desenfado y un colorismo rico, brillante y optimista. Una libertad que también se aprecia en la forma de crear y en el uso de los materiales por parte de esta llamada 'Generación de los 80', representantes de una etapa de transformaciones en el mundo del arte español.

Libres de servidumbres estéticas -algunos, cansados también de la abstracción-, el rasgo común que unifica a los artistas de este periodo es la apertura indiscriminada hacia todo lo moderno, lo foráneo y la vanguardia.

Así, esta nueva generación de pintores decide hacer tabla rasa y enfrentarse al lienzo en blanco con la mente abierta a cualquier influjo de la tradición que pudiese servir a sus propósitos, desde la Historia Sagrada a la cultura pop, pasando por la mitología griega o la iconografía renacentista.

Algo que se puede constatar en esta exposición, que no vive sólo de figuración, ya que con el transcurrir de la década aparecen artistas más jóvenes que retoman poéticas abstractas; o incluso algunos de los figurativos estilizan sus imágenes hasta casi convertirlas en elementos abstractos.

En total, la muestra incluye cerca de 40 obras que ofrecen la oportunidad de comprobar la pluralidad y riqueza de las Colecciones ICO, a la vez que ponen en valor el arte español de la segunda mitad del siglo XX de la mano de sus principales exponentes.