La opinión de los empresarios en el último trimestre de 2011 no refleja una mejoría ni un avance en la economía

Actualizado 29/02/2012 15:37:32 CET

VALLADOLID, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Encuesta de Opiniones Empresariales de Castilla y León del cuarto trimestre de 2011, que ofrece uno de sus "peores resultados", pone de manifiesto la magnitud y el alcance de la actual crisis económica, dado que la impresión empresarial sobre el nivel de actividad de sus compañías, con respecto al trimestre anterior, "no refleja una mejoría", según ha informado este miércoles Cecale.

Si en el primer trimestre de 2011 las previsiones que realizaban la mayoría de los empresarios, a excepción de la construcción, eran de "avance" hacía un "ligero impulso" de la actividad empresarial, en el último trimestre las previsiones en relación a producción, empleo e inversión que realizan los empresarios de industria, construcción y servicios "son contrarias a una mejoría".

El incremento del "pesimismo" sobre la cartera de pedidos y el de la producción, "la debilidad" de la demanda interior, la "insuficiencia" de las exportaciones y la "dificultad" de la financiación y tesorería son las principales causas que han llevado a los empresarios castellanoleoneses "a no atisbar resquicios de una pronta recuperación".

No obstante, cabe destacar que los empresarios castellanoleoneses muestran cierto "optimismo" - de hecho es el único parámetro en el que ocurre esto entre los empresarios del sector industrial - cuando se les pregunta por la cartera de pedidos extrajera de la fabricación de bienes de consumo.

CRECIMIENTO DE LAS EXPORTACIONES

Este dato está apoyado por el ofrecido por la Comisión Europea, quien además de prever para 2012 una contracción en España del 1 por ciento, recuerda en su informe de previsiones económicas que las exportaciones han sido el principal motor de crecimiento en 2011.

"No cabe duda" de que el actual contexto de tensión en los mercados financieros y de deuda, así como la adopción de medidas de consolidación fiscal o "el retraso" del resultado de las medidas para resolver la crisis de deuda soberana "contribuirán a un aumento de la desconfianza, a un incremento de la tensión de los mercados financieros y a una mayor restricción de la financiación para el sector privado".

Este pulso empresarial trimestral también pone en evidencia "cómo las esperanzas a corto plazo, continúan estando puestas principalmente en esa demanda externa".

Cecale, por ello, reitera la "necesidad urgente" de mejorar la imagen de España en el exterior, así como de impulsar "un decidido apoyo institucional que necesariamente requiere el emprender un negocio en otros mercados".