La OSCyL interpreta por primera vez la Sinfonía nº 10 de Mahler este viernes y sábado bajo la batuta de Andrew Gourlay

Publicado 08/03/2017 13:44:12CET

VALLADOLID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Orquesta Sinfónica de Castilla y León (OSCyL) interpretará el viernes y el sábado, y por primera vez, la Sinfonía nº 10 de Gustav Mahler (1860 - 1911) en lo que supone el abono número 10 de la actual temporada.

Ambos conciertos comenzarán a las 20.00 horas en la Sala Sinfónica del Centro Cultural Miguel Delibes y estarán dirigidos por el titular de la OSCyL, Andrew Gourlay. Los precios van de los 12 a los 35 euros por sesión.

Andrew Gourlay, director titular de la OSCyL, coge de nuevo la batuta este viernes para interpretar la Sinfonía nº 10 del austríaco Gustav Mahler, una obra estrenada en agosto de 1964 en Londres con Berthold Goldschmidt como director. La muerte es un actor principal en la obra de Mahler. En su Sinfonía nº 10 constituye, además, una realidad que, paradójicamente, deja la partitura sin punto final.

José Luis Pérez de Arteaga ya escribió que gran parte del atractivo de esta música radica en eso, precisamente, en que esté inacabada, en imaginar lo que pudo haber sido.

El propio Jesús López Cobos, director emérito de la OSCyL, grabó en el año 2000 la versión del musicólogo Remo Mazzetti y ahora Gourlay, titular de la agrupación sinfónica de Castilla y León, dirigirá en el concierto del abono 10 de esta temporada la reconstrucción más interpretada y reconocida de la Sinfonía nº 10 de Mahler, la que el compositor Deryck Cooke publicó en 1989 con la colaboración de Berthold Goldschmidt, Colin Matthews y David Matthews.

DE ESTADOS UNIDOS A VIENA

Director de música orquestal y óperas, Gustav Mahler era compositor únicamente en vacaciones, como él mismo se autodefinía. De hecho, la Sinfonía nº 10 germinó durante el verano de 1910.

Ya entonces, Mahler no se encontraba en plenitud pero, aún así, trabajo duro, hasta el punto de que se conservan 72 páginas orquestadas, 50 bocetos, 44 hojas de apuntes y muchos diseños previos. Terminado ese verano, Mahler viajó en noviembre de 1910 a Estados Unidos, donde había contratado una gira para dirigir a la Orquesta Filarmónica de Nueva York. El 21 de febrero de 1911 dirigió su último concierto en EEUU.

Poco después, le diagnosticaron una enfermedad mortal que, a la postre, acabó con su vida. Gravemente enfermo, regresó a Europa y falleció el 18 de mayo de ese año en Viena, dejando a medias la redacción de su última partitura.

Andrew Gourlay, director titular de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, nació en Jamaica. De descendencia rusa, Gorulay creció en Bahamas, Filipinas, Japón e Inglaterra. Trombonista y pianista de formación, recibió una beca de posgrado para estudiar dirección en el Royal College of Music en Londres.

En 2010, además de obtener el Primer Premio del Concurso Internacional de Dirección de Cadaqués, lo que propició que dirigiera a 29 orquestas alrededor del mundo, fue nombrado durante dos años director asistente de Sir Mark Elder en la Orquesta Hallé y director musical de la Joven Orquesta Hallé.

Sustituyó dos veces a Sir Colin Davis en el Barbican y trabajó de 'cover' de directores como Kurt Masur y Valery Gergiev. En enero de 2016, Andrew Gourlay tomó posesión como director titular de la OSCyL, en la que había sido principal director invitado en la temporada 2014-2015.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies