El padre de Sara pide prisión permanente revisable para el novio de su expareja y la libre absolución para ésta

Publicado 18/06/2018 22:51:44CET

VALLADOLID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El padre biológico de la menor de 4 años Sara, fallecida a primeros de agosto de 2017 en Valladolid tras sufrir abusos sexuales y malos tratos, hechos por los que se encuentran desde entonces en prisión provisional su madre, Davinia M.G. y el novio de ésta, Roberto H.H, solicita para este último prisión permanente revisable como autor material del asesinato de la pequeña y otros 24 años de cárcel por la comisión de otros ocho delitos.

Si este fin de semana se conocía la petición provisional formulada por el Ministerio Fiscal, que interesa también prisión permanente revisable para los dos acusados y otras penas que sumadas se elevan a 24 años de cárcel para él y 25 para ella, el primero como autor material y la segunda por la comisión de los mismos por omisión, es ahora el padre de la víctima, personado como acusación particular, el que presenta el suyo, con la particularidad de que tan sólo acusa a Roberto H.H. y excluye a su expareja.

En concreto, el acusador particular, representado por la letrada Isabel Palomino, del despacho Negotia, en su escrito, al que tuvo acceso Europa Press en fuentes jurídicas, imputa al principal inculpado un delito de asesinato, otro continuado de violación a menor de 16 años, seis delitos de maltrato en el ámbito familiar y maltrato habitual.

Así, a la petición de prisión permanente revisable por el asesinato suma otras penas que, globalmente computadas, se elevan a 24 años de prisión, junto con su libertad vigilada, una vez recupere la libertad, por espacio de 10 años y el pago de indemnizaciones por importe de 100.000 euros para el padre de la pequeña.

Por contra, la acusación particular no hace petición de pena alguna para Davinia, algo que tiene su lógica debido al acercamiento habido en los últimos meses entre la encarcelada y el padre biológico, que incluso en la última petición de libertad de ella, nuevamente denegada, llegó a ofrecer su domicilio para acoger a la acusada hasta la celebración del juicio, que se desarrollará por el procedimiento de jurado popular.

Y es que el progenitor de Sara considera que la madre no estaba al corriente de la situación y alega que si ésta se hubiera percatado de lo ocurrido hubiera reaccionado para evitarlo.

En estos días se espera la presentación de los respectivos escritos de calificación de las dos acusaciones populares personadas en el caso, la Asociación Clara Campoamor y la Asociación de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales y Malos Tratos de Valladolid (Adavasymt).

Una de las principales pruebas contra Roberto estriba en el hallazgo de restos suyos de ADN bajo las uñas de la pequeña, lo que evidenciaría, según las acusaciones, que Sara trató de defenderse el día 2 de agosto del pasado año en el que supuestamente fue agredida por el procesado en el domicilio que compartía con la madre biológica de la niña y otra hermana mayor de ésta, de 12 años.

La pequeña ingresó ese día en el Clínico Universitario y falleció al día siguiente como consecuencia de las gravísimas lesiones que presentaba en todo el cuerpo -sufrió agresión sexual- y un politraumatismo con parada cardiorrespiratoria y muerte encefálica.

Contador