Pedro Arahuetes (PSOE) afronta su tercer mandato como alcalde de Segovia gracias al apoyo de IU

Actualizado 11/06/2011 16:20:11 CET

SEGOVIA, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Segovia desde hace ocho años, el independiente pero a la cabeza del PSOE Pedro Arahuetes, afronta desde hoy su tercer mandato al frente del Consistorio gracias a los votos de los doce ediles socialistas y el de Luis Peñalosa (IU), frente a los doce votos del candidato popular, Jesús Postigo.

En un salón de plenos abarrotado de público y prensa, Arahuetes ha prestado juramento como alcalde ante la mirada del secretario general del Partido Socialista de Castilla y León (PSCyL), Óscar López, así como familiares, autoridades y políticos locales, entre otros los responsables provinciales de PSOE, Juan Luis Gordo, e IU, José Ángel Frías, que en los últimos días han encabezado las conversaciones que finalmente han hecho posible un pacto de izquierdas en la capital segoviana.

Ya con el bastón de mando, Arahuetes pronunció un discurso de unos quince minutos en tono conciliador y en el que invitó a la participación a todos los grupos políticos, por el bien de los intereses de Segovia y los segovianos.

"Desde este primer pleno constitutivo de la nueva Corporación Municipal tiendo la mano a todos los grupos políticos y a todos los concejales para trabajar por Segovia. Siempre he dicho que mi partido, nuestro partido, es Segovia y a ella nos debemos", aseguró.

"En este sentido, quiero expresar a todos los segovianos un doble compromiso, mi compromiso en el ejercicio del liderazgo que me corresponde como alcalde con el fin de construir desde el diálogo y mi compromiso en la interlocución permanente para buscar los consensos necesarios con el fin de mantener el dinamismo de nuestra ciudad en todos sus frentes", añadió.

El ya alcalde hizo un resumen de los proyectos desarrollados en la ciudad en los últimos ocho años y enunció algunas de las actuaciones que espera desarrollar en este mandato, con la Capitalidad Cultural Europea de 2016 como objetivo central y el desarrollo cultural como prioridad, se gane o no la capitalidad.

Al margen de pequeñas anécdotas, como el tropezón del ordenanza que portaba la urna con los votos para decidir el alcalde, que estuvo a punto de acabar en el suelo, la imagen del día fue la cerca de medio centenar de personas del movimiento 15-M que esperaron a los concejales a la puerta del Ayuntamiento.

Aunque se produjeron algunos abucheos por parte de los concentrados del movimiento 15M, muchos de los cuales portaban caretas, y se desplegó un importante dispositivo policial, no se produjeron incidentes.