Pilar Sanz: "Ante una tormenta inesperada, lo único que se puede hacer es extremar la precaución y adecuar la velocidad"

Actualizado 20/05/2013 15:45:18 CET

La subdelegada cree que la prudencia hubiera "aminorado" las consecuencias de los choques múltiples en Segovia

SEGOVIA, 20 May. (EUROPA PRESS) -

La subdelegada del Gobierno en Segovia, Pilar Sanz, ha advertido de la necesidad de incrementar la precaución, respetar las distancias de seguridad y acomodar la velocidad al estado de la vía en condiciones meteorológicas adversas con el fin de evitar accidentes en la carretera.

Tras las dos colisiones múltiples que se produjeron ayer durante una tormenta de granizo en la A-1, a la altura de Honrubia de la Cuesta (Segovia), con medio centenar de vehículos implicados y 13 heridos, Sanz ha incidido en que "lo único que se puede hacer ante una tormenta inesperada es extremar la precaución y adecuar la velocidad".

Según ha indicado a Europa Press, en muchas ocasiones los accidentes podrían haberse evitado si los conductores circularan más despacio. En el caso de ayer, ha manifestado que, pese a la dificultad por evitar la colisión por la nube de granizo que barrió esta zona del nordeste, las consecuencias probablemente se habrían podido "aminorar" si los vehículos hubieran rebajado la velocidad.

La subdelegada ha descartado por otra parte que los siniestros se produjeran por particularidades de la vía, que según ha recordado fue arreglada a finales del pasado año.

Los choques en cadena se produjeron en el kilómetro 140 de la A-1, uno en cada sentido de la vía. Como consecuencia, a partir de las 19.00 horas tuvo que cortarse la autopista al tráfico. Uno de los carriles --sentido Burgos-- se reabrió hacia las 23.15 horas y la circulación se reestableció definitivamente de madrugada, hacia las 01.00 horas.

En total 48 vehículos se vieron implicados, entre ellos tres camiones y dos autobuses. Según el balance de la Subdelegación, trece personas resultaron además heridas, tres de ellas de gravedad. El más grave, un varón de unos 50 años, fue trasladado en helicóptero al Hospital Universitario de Burgos. Su estado se desconoce por el momento.