Una placa junto al estanque del Campo Grande recordará la aportación de 'El Catarro' a la "intrahistoria" de Valladolid

 

Una placa junto al estanque del Campo Grande recordará la aportación de 'El Catarro' a la "intrahistoria" de Valladolid

El alcalde y la hija de 'El Catarro' descubren la placa de homenaje
EUROPA PRESS
Actualizado 30/10/2012 14:00:37 CET

VALLADOLID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, y una de las hijas de Luis Gallego Martín 'El Catarro', han descubierto este martes una placa junto al estanque del Campo Grande que recordará la aportación a la "historia urbana" de quien fuera durante 30 años el barquero que transportó a miles de niños por el lago artificial del parque.

El Ayuntamiento de Valladolid ha convocado este martes un acto bajo la lluvia en el Campo Grande al que, además de representantes de los tres grupos de la Corporación municipal y de la familia de Gallego Martín, que falleció en abril de 2011, han asistido decenas de escolares del colegio de Nuestra Señora de Lourdes.

El primer edil vallisoletano ha glosado la figura de 'El Catarro', que representaba la tercera generación de barqueros y que en el año 1976 comenzó a colaborar con su tío Marcelino en la embarcación del estanque del Campo Grande, una tarea a la que permaneció durante 30 años hasta casi el final de sus días, cuando ya era octogenario.

León de la Riva ha recordado que, mediante el relato de historias durante los innumerables viajes en la barca "dejó una gran aportación a la "intrahistoria del día a día de Valladolid" pese a "no hacer grandes monumentos".

Al timón de 'La Paloma', Luis Gallego Martín vio pasar por los bancos de la embarcación a varias generaciones de niños que ahora tienen entre diez y 40 años y que, como ha apuntado el primer edil vallisoletano, si se les pregunta por 'El Catarro', recordarán sin duda las divertidas historias que relataba sobre personajes como la bruja que tiene su guarida junto al estanque o los patos 'mermelada' y 'culopepinillo'.

En este sentido, ha subrayado que "por muchas consolas y mucha tecnología que se implante, los niños siempre serán niños y la ingenuidad y la necesidad de imaginar personajes estará siempre presente".

Nacido en Valladolid en 1925, Luis Gallego Martín nació en una familia humilde y era nieto de un conocido pescador del río Pisuerga, Juan Martín, ya apodado 'El Catarro', e iniciador de una saga cuyo sobrenombre han recogido los demás miembros de esta familia.

De hecho, su abuelo fue condecorado en 1927 por el gobernador civil con la Cruz de la Beneficencia, en su distintivo blanco y negro, "por su desinteresada labor de vigilancia, salvamento y rescate de ahogados en el río Pisuerga". Los miembros de la familia, han recordado fuentes del Ayuntamiento, destacaron siempre por su gran conocimiento del río, una facultad que les permitía ayudar a personas en apuros incluso salvar sus vidas en el propio cauce.

Durante muchos años, Luis Gallego ayudó a su primo Lucio en el negocio de alquiler de barcas que aún hoy recorren el Pisuerga, hasta que en 1976 pasó a encargarse de 'La Paloma' en el estanque del céntrico parque vallisoletano.

Charo Martín, una de las hijas de 'El Catarro' ha agradecido el homenaje rendido por el Ayuntamiento a su padre al reconocer la "huella que dejó en Valladolid" y que supone "el mejor reconocimiento que se puede brindar a su memoria".

"COMPAÑERO DEL AGUA"

En una emotiva alocución, Charo Martín ha ensalzado el carácter "sencillo, bonachón y risueño" de 'El Catarro', a quien ha definido como un "amigo de los niños y compañero del agua" que siempre conseguía "arrancar una sonrisa a los niños y dejar volar su imaginación".

Luis Gallego Martín falleció el 12 de abril de 2011 a los 85 años, después de haber permanecido durante 34 años a los remos de esta embarcación en el Campo Grande. En la actualidad, dos de sus familiares se alternan para mantener 'La Paloma' en funcionamiento y entretener y asombrar a los pequeños de la ciudad, cuyos padres ya pudieron escuchar las historias de 'El Catarro'.

El acto ha contado con la presencia de un grupo de 70 alumnos del colegio Lourdes, cercano al Campo Grande, como representantes de esas nuevas generaciones de vallisoletanos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies