El PP de Segovia se queja de que Arahuetes "no sepa qué hacer" con los bolardos "inteligentes" de la Plaza Mayor

Actualizado 10/04/2010 21:52:52 CET

SEGOVIA, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

El PP en el Ayuntamiento de Segovia se quejó hoy del Equipo de Gobierno por "no saber qué hacer" con los bolardos "inteligentes" que regulaban el tráfico en la Plaza Mayor, fuera de servicio desde hace meses, según informaron a Europa Press fuentes del partido.

Según el PP, a principios de febrero el concejal de Obras y Servicios, José Llorente, dijo que "se estaba estudiando" la rescisión del contrato con la empresa gestora pero en el último Pleno aplazó la decisión a dentro de "unos meses".

No obstante, como añadió, "a pesar que el sistema de bolardos jamás llegó a funcionar correctamente y del fracaso que ha supuesto, el Equipo de Gobierno sigue confiando en la empresa".

El Grupo Municipal del Partido Popular volvió a interesarse en el último Pleno por lo que ocurre con el sistema "inteligente" para regular el tráfico en la Plaza Mayor, "que constituyó una de las medidas estrella en movilidad de Pedro Arahuetes en sus ya casi siete años en el sillón de la Alcaldía de Segovia", según aseveró.

La concejal popular Josefina García preguntó en el último Pleno por el modo en el que evolucionaban las negociaciones entre el Equipo de Gobierno y la empresa gestora de los dos bolardos, Televent, para rescindir el contrato que les une.

Llorente respondió que no se había rescindido el contrato y que la citada rescisión se seguiría estudiando "durante los próximos meses". Los bolardos, que fueron totalmente operativos, fueron inaugurados hace cuatro años.

Según el PP, el Ayuntamiento de Segovia estudia rescindir "de mutuo acuerdo" el contrato suscrito con la empresa de suministro e instalación del sistema de bolardos retráctiles para controlar el acceso a la Plaza Mayor, unos pivotes situados en la calle Cronista Lecea y Barrionuevo que permanecen "inoperativos" tras las numerosas averías que se sucedieron desde su puesta en funcionamiento, en 2006.

El Ayuntamiento de Segovia repartió 750 tarjetas magnéticas y concedió unas 25 autorizaciones especiales para profesionales que ahora son inútiles.

Los 'populares' recordaron que según reconoció públicamente el propio alcalde, Pedro Arahuetes, además de los problemas de los propios bolardos, no funcionaban bien "las comunicaciones a través del telefonillo y tampoco las tarjetas funcionaban al cien por cien".

"En conclusión, todo un éxito de una de las medidas estrella de Pedro Arahuetes en materia de movilidad. Y a pesar de ello, y de la pérdida de dinero, tiempo y recursos que ha supuesto, sin contar los problemas y las molestias causadas a los segovianos, la rescisión del contrato seguirá en estudio durante unos meses y el Equipo de Gobierno continúa confiando en la empresa gestora", zanjó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies