Los propietarios forestales de Valladolid piden la creación de un registro de almacenistas para frenar el robo de piñas

Actualizado 14/11/2007 13:38:54 CET

VALLADOLID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los propietarios forestales de Valladolid y la industria del piñón solicitaron a la Administración la creación de un registro de almacenistas y transportistas con objeto de frenar el robo "masivo" de piñas en la zona.

En un comunicado recogido por Europa Press, la Federación de Asociaciones Forestales de Castilla y León (Fafcyle) explicó que ya antes del 11 de noviembre, primer día hábil para la recogida de la piña en la provincia, los agentes medioambientales y la Guardia Civil ya habían intervenido en 35 ocasiones y recogido 15 denuncias por robos en pinares de propiedad particular.

En 20 de estas actuaciones la Administración decomisó 5.230 kilogramos de piñas, aunque "se estima que sólo en estos robos frustrados se han podido incautar más de 10.000 kilos de piña", añadieron las mismas fuentes.

Fafcyle aseguró que estos robos, desarrollados por cuadrillas organizadas que intimidan a los propietarios y adjudicatarios de los aprovechamientos, "no afectan sólo a los intereses de unos pocos empresarios, sino que amenazan con disminuir drásticamente los ingresos que hasta ahora recibían estos pinares para sufragar los costes de las labores selvícolas para su conservación", tales como podas, clareos, limpias de matorral y protección contra incendios y plagas forestales.

Asimismo, añadieron que en la actualidad los trabajos que se realizan en las masas forestales para su mejora y gestión se sufragan con una parte de los beneficios obtenidos al comercializar sus productos extraídos. Así, en el caso concreto de los pinares de piñonero de Valladolid, "se puede decir que la madera apeada sólo aporta el 30 por ciento de los beneficios, por lo que la recogida de la piña supone más de dos tercios del presupuesto que permite financiar los trabajos que conservan estos montes".

Por primera vez los implicados en el sector --la Asociación de Propietarios Forestales de Valladolid (Asfova) y la Asociación Castellana de Elaboradores de Piñón (Acepi)-- se han unido para reclamar a la Administración una regulación y profesionalización del sector del piñón, que permitiría hablar de marcas de garantía del producto.

MERCADO PARALELO.

Las asociaciones criticaron que en los últimos años se ha desarrollado un "mercado paralelo" con las piñas robadas de los terrenos particulares y a venderlas a la industria transformadora que las compra "a pesar de tener conocimiento de su procedencia".

Por esta razón, Asfova y Acepi han mantenido varias reuniones con la Administración y han conseguido el compromiso para establecer algún tipo de autorización en la que todo piñero debe contar con autorización del propietario del pinar. Hasta que la piña sale del monte es competencia de la Consejería de Medio Ambiente, sin embargo, en cuanto la piña sale del monte, dirección a los almacenes e industrias, la competencia es de Agricultura (que a pesar de los contactos no ha recibido a estas organizaciones). Tanto Asfova como Acepi reclamaron a Agricultura un registro de almacenistas y de transportistas que eviten el "robo masivo" de las piñas.

El problema de los robos para un "mercado negro de piñas" agrava una campaña que viene marcada por unas previsiones de modesta producción, en la media de las últimas décadas, pero 5 veces por debajo de la del año pasado que fue excepcional.

En concreto para esta campaña, los datos que maneja el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta en Valladolid, prevén que la producción de piña estimada para el plan anual 2008 será casi cinco veces inferior a la del año pasado en esta provincia con un valor de extracción (adjudicación) que puede alcanzar el millón de euros, datos obtenidos tras el análisis de los montes en producción gestionados por la Junta de Castilla y León en la provincia de Valladolid, unas 19.000 hectáreas.

Este año la producción de piña se estima que oscilará en torno a los 130 kilogramos por hectárea, similar a la media registrada en los últimos 20 años de 128 kilogramos por hectárea, con unos ingresos medios de 27,7 euros por hectárea en el monte o de 0,18 euros por kilogramo de piña en pie.

En la provincia hay unas 60 empresas vinculadas a la actividad comercial del piñón y se estima que unas 250 personas trabajarán en los montes para la extracción de la piña en una campaña en la que se apostará de nuevo por el apeo mecanizado de la piña.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies