PSCL pide limitar la entrada de residuos industriales peligrosos de otras CCAA para que CyL no sea un vertedero

 

PSCL pide limitar la entrada de residuos industriales peligrosos de otras CCAA para que CyL no sea un vertedero

Actualizado 14/12/2011 12:17:03 CET

VALLADOLID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Parlamentario Socialista ha abogado este miércoles por limitar la entrada de residuos industriales peligrosos procedentes de fuera de Castilla y León y destinados a su eliminación dentro del territorio de la Comunidad Autónoma desde el convencimiento de que la región castellanoleonesa se está convirtiendo "poco a poco" en "un vertedero enorme" y en "el principal centro receptor de residuos tóxicos y peligrosos".

Así lo ha defendido la procuradora socialista María Sirina Martín Cabria quien, tras admitir que Castilla y León debe responsabilizarse de los residuos que genera su propio desarrollo, ha rechazado que se tenga que hacer cargo de los residuos industriales peligrosos que se generan en otras comunidades autónomas, donde las industrias se asientan y crean riqueza y empleo para llevar después sus "desperdicios" a Castilla y León,

Desde las filas 'populares', el procurador Daniel Sobrados ha rechazado esta propuesta y se ha basado en la Ley de Residuos y Suelos Contaminados que establece que el Ministerio pactará con las comunidades autónomas la creación de una red integrada de instalaciones a nivel nacional que garantice el principio de autosuficiencia y de proximidad.

"Ninguna comunidad es autosuficiente y es necesario el intercambio sin poner en peligro el medio ambiente y la salud", ha defendido Sobrados, que ha recordado que Castilla y León también exporta residuos, más de 100.000 toneladas en 2008, según sus datos.

El Grupo Socialista ha reclamado también incluir en el programa de infraestructuras del nuevo Plan Regional de Residuos Industriales de Castilla y León, comprometido por el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván, para 2012, un mapa en el que se establezca la ubicación concreta de las instalaciones de las Plantas de Tratamientos y/o eliminación de Residuos Industriales.

Este punto también ha sido contestado por el procurador del PP que ha recordado que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente tiene previsto incluir en el nuevo plan un diagnóstico de la situación y una evaluación de las necesidades futuras con información sobre los criterios de implantación de las instalaciones de las plantas de tratamientos y eliminación de residuos.

Los socialistas también han reclamado hacer pública en la web de la Junta una relación detallada de las actuales instalaciones de gestión de residuos de Castilla y León, industriales y no industriales, según sus distintas modalidades y donde se incluya, además, un mapa con la ubicación de las mismas en aras al derecho a la información de los ciudadanos, aspecto que también ha sido rechazado por el procurador del PP que ha recordado que en 2010 se creó un servicio telemático o buscador de gestores de residuos.

"No está previsto que incorpore un mapa porque no supone una mejora para los ciudadanos o para las empresas", ha respondido Daniel Sobrados, que ha rechazado también el cuarto y último punto de la moción del Grupo Socialista que pedía garantizar que todas las instalaciones de eliminación de residuos industriales peligrosos ubicadas en Castilla y León sean de titularidad y gestión pública.

"EL QUE CONTAMINA, PAGA"

Daniel Sobrados ha puesto sobre la mesa un "principio rector" que contempla que quien contamina paga, por lo que ha recordado que deben ser las industrias y la iniciativa privada las que se hagan cargo de estas instalaciones de modo que la Junta sólo debe actuar ante un caso de "incapacidad manifiesta" del sector.

Sin embargo, la procuradora socialista ha advertido de que los residuos industriales peligrosos son precisamente "la guinda de la tarta" y los que más beneficios generan a las empresas que "van a esto, a maximizar" sin estar obligadas a velar por el bien común y a cumplir a rajatabla las normas, los compromisos y las emisiones. "Es un tema muy grave y problemático", ha considerado.

Desde el Grupo Mixto, su portavoz, José María González, de IU, ha apoyado verbalmente la moción del Grupo Socialista, aunque finalmente se ha abstenido ya que había solicitado retocar el primer punto de la moción por considerar que era "ambiguo" y podía plantear más incineradoras en un futuro.

González ha acusado a la Junta de Castilla y León y al PP de defender que la Comunidad Autónoma genere valor añadido por el tratamiento de los residuos industriales que vienen de fuera, una "realidad total" que ha ejemplificado en el caso de la planta de Ampudia que, según sus datos, tiene previsto tratar 500.000 toneladas anuales de residuos industriales, unas cifras que "superan en muchas decenas de miles de toneladas las que se tratan en Castilla y León en este momento".

"Por desgracia no generamos esa cantidad de residuos industriales", ha sentenciado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies