PSOE de Valladolid reclama la puesta en marcha de la tarjeta que unifique el pago de autobús y alquiler de bicicletas

Actualizado 22/10/2012 16:29:54 CET

VALLADOLID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Valladolid ha reclamado este lunes la puesta en marcha de una tarjeta ciudadana que unifique el pago del autobús municipal y de la utilización del servicio de alquiler de bicicletas, para el cual el Consistorio ha aprobado recientemente un proyecto de automatización.

En un comunicado recogido por Europa Press, el PSOE ha valorado la apuesta del Ayuntamiento por cambiar el servicio de préstamos de bicicletas, si bien han matizado que, a su juicio, llega "5 años tarde". Asimismo, han reclamado que se "aclaren las tarifas" y se abaraten para los usuarios habituales.

En el comunicado han explicado que esta renovación del sistema podría aprovecharse para crear una tarjeta unificada destinada a la utilización de este servicio junto con el bonobús para el transporte público municipal, que también tiene pendiente la implantación de un nuevo medio de pago por tarjeta sin contacto, adjudicado a Caja España-Duero.

Los socialistas han recordado que hace ya 5 años, cuando el PSOE reclamó que se aprovechase el primer empujón de la subvención recibida para invertir en automatizar el sistema, en lugar de hacerlo manual y encargarlo a empleados municipales con otros cometidos "e incluso a algún que otro dueño de kiosco".

En este sentido, el PSOE ha calificado de "lamentable" que después de que se comenzara a hablar del sistema de préstamo de bicicletas "en la Agenda Local 21 del año 2002", con un lustro transcurrido hasta el inicio del sistema en 2007 gracias a una subvención del IDAE, la realidad ha sido que ha salido "carísimo" al Ayuntamiento, pues ha tenido que destinar hasta 120.000 euros al año en reparar bicicletas y ahora ha decidido "empezar de nuevo, privatizando y partiendo de cero".

Sobre las aclaraciones, el PSOE pide que se redacte con más claridad el sistema de tarifas, puesto que, tal y como se ha escrito puede interpretarse que a partir de dos horas de uso se pagarán dos euros por el resto del día para sumar a lo ya pagado por las dos primeras horas, o bien que se pagarán dos euros por cada hora a partir de las dos primeras.

De igual forma, conviene aclarar cómo se diferenciará al abonado del usuario puntual, y si a este segundo no se le exige un prepago mínimo en la tarjeta, o si se le exige, de cuánto importe. También se pide que se abarate el pago mínimo, asimilándolo a la cantidad que se exige para la recarga del bonobús, --6,50 euros--, puesto que 25 euros "resultan excesivos para muchos bolsillos", y propone que el Ayuntamiento se mantenga vigilante ante los "otros esquemas tarifarios" que el pliego permite que la empresa plantee.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies