El sacerdote Francisco López Hernández recibe el título de Hijo Adoptivo de Ávila para reconocer su trabajo social

Actualizado 09/02/2007 12:06:33 CET

ÁVILA, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

El sacerdote Francisco López Hernández, de 76 años, fue reconocido como Hijo Adoptivo de Ávila en un acto en el que se destacó el trabajo social realizado durante las décadas de los años sesenta y setenta en uno de los barrios de la ciudad.

El alcalde, Miguel Ángel García Nieto, destacó "la labor social, sobre todo en la construcción de viviendas y en la promoción cultural" desde el año 1965 en la parroquia de Santiago.

La declaración de Hijo Adoptivo se aprobó por el pleno del Ayuntamiento el 29 de septiembre con más de medio millar de adhesiones y se trata de la vigésima sexta persona que recibe esta distinción del Consistorio abulense.

Nacido en La Horcajada hace 76 años, López Hernández se jubiló en junio el pasado y sus palabras fueron de emocionado agradecimiento por recibir este nombramiento, en las que recordó a sus padres y a sus 10 hermanos, y en las que aseguró haber recibido la noticia del nombramiento "con sorpresa" en cuanto que -dijo- "es un honor obtener esta distinción de una ciudad que me acoge como su hijo con generosidad, y a la que he dado toda mi vida".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies