Sanidad recalca la importancia de una conducta individual responsable que evite enfermedades relacionadas con la caza

Imagen De Un Cazador.
EUROPA PRESS/GOBIERNO DE NAVARRA
Actualizado 17/12/2013 20:40:46 CET

En 2012 se declararon dos casos de triquinosis y otros dos de tularemia en toda la Comunidad Autónoma

VALLADOLID, 15 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Sanidad ha recalcado este jueves con motivo del inicio de la media veda en Castilla y León la importancia de una conducta individual responsable y consciente por parte de los cazadores que evite enfermedades relacionadas con la actividad cinegética.

"Como cualquier actividad humana, y mucho más en las que aúnan el contacto con especies que pueden ser vectores de enfermedades y constituir problemas de seguridad alimentario, es necesario adoptar las oportunas precauciones que hagan de la caza una actividad sanitariamente segura", han advertido desde la Consejería de Sanidad.

Para ello, el departamento que dirige Antonio María Sáez Aguado ha realizado una serie de recomendaciones para que, desde el punto de vista de la salud pública, faciliten una actividad cinegética segura para los cazadores, como consumir la caza tras su inspección veterinaria, "especialmente si la consume como embutido".

En el caso de animales que pueden transmitir la triquinosis, como los jabalíes, "se deberán recoger muestras de diversas partes de cada animal para su análisis por un veterinario", han recomendado las mismas fuentes que abogan también por evitar la manipulación de animales muertos, enfermos o con comportamientos no naturales, "poniéndolo en conocimiento de la autoridad competente".

Utilizar guantes para el desuello y en la posterior manipulación de los animales, hasta que se haya cocinado; utilizar guantes y mascarillas cuando se manipulen liebres, ya que pueden transmitir la tularemia; no dar vísceras crudas a los perros ya que pueden transmitirles enfermedades y evitar la ingesta de agua no controlada sanitariamente son otras de las recomendaciones realizadas por el Gobierno autonómico.

Según la Consejería de Sanidad, otras cuestiones que se deben tener en cuenta se refieren a la comercialización de la carne cinegética y a su autoconsumo por parte de los cazadores, así como al transporte de las piezas de caza que realizará a la mayor brevedad posible y en las condiciones que favorezcan el enfriamiento de los cuerpos.

La Consejería de Sanidad, a través de los correspondientes servicios territoriales y de la red asistencia de Sacyl, mantiene su labor de vigilancia en lo referido a enfermedades en cuya transmisión pueden estar implicadas especies cinegéticas.

"Epidemiológicamente son muy escasas estas situaciones y, como ejemplo de ello, en 2012 sólo se han declarado dos casos de triquinosis, ambos en la provincia de Soria y dos de tularemia, en Burgos y Salamanca respectivamente", han reconocido las mismas fuentes.

Para la Consejería de Sanidad, la adopción de una conducta responsable y adecuada a las recomendaciones sanitarias relacionadas con la actividad cinegética es "fundamental", junto con la situación sanitaria animal, para mantener "tan escasa estadística epidemiológica en Castilla y León".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies