Sanidad trata de impulsar un mayor acceso de pacientes a nuevos tratamientos de hepatitis C con prioridad a los graves

Publicado 04/02/2015 18:38:24CET

VALLADOLID, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

El jefe del Servicio de Hepatología del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, José Manuel González, ha asegurado que el acuerdo general que hay sobre el acceso a nuevos tratamientos contra la hepatitis C es ver cómo se impulsa que un mayor número de pacientes accedan al tratamiento en el menor tiempo posible.

González se ha expresado así tras la reunión que han mantenido miembros de la Plataforma de afectados por esta enfermedad en Valladolid con responsables de los servicios de Hepatología de los hospitales vallisoletanos Clínico y el Río Hortega, así como con el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, quien ha reiterado que no hay restricción alguna a estos tratamientos.

Tras el encuentro, el doctor José Manuel González ha indicado que en Castilla y León, al igual que en toda España, se trata a los enfermos que se encuentran entre las fases 2 y 4.

Sin embargo, en respuesta a la preocupación sobre el lento ritmo al que se accede a estos tratamientos que ha expresado la Plataforma, cuyos miembros permanecen encerrados en el Clínico de Valladolid, ha señalado que el acuerdo general es "ver cómo impulsar que más número de pacientes accedan al tratamiento en el menor tiempo posible".

El jefe del Servicio de Hepatología del Clínico ha aclarado que todo enfermo al que se le ha indicado el tratamiento, "antes o después, pero en espacios muy cortos de tiempo, empezará", y ha añadido que para tratar a enfermos en fase 4, con la enfermedad muy avanzada, no hay ningún problema, salvo los periodos entre consultas, preparación de informes o los estudios previos al tratamiento, ya que hay que hacer análisis y controles.

En este marco, el consejero de Sanidad ha señalado que se ha intentado trasladar a los miembros de la Plataforma una "idea bien clara", que consiste en que en Castilla y León existe un protocolo, que se adecua al nacional, "con algunas ampliaciones en algunas cuestiones", que es el que está pactado con los responsables de servicios de digestivo y farmacia de los hospitales y supone el tratamiento con los nuevos medicamentos para los pacientes graves.

"Ese es el criterio de la Consejería, sin ninguna restricción más que el de las indicaciones clínicas", ha señalado el consejero, quien ha incidido en que algunos miembros de la Plataforma han realizado planteamientos "muy generales" sobre las empresas farmacéuticas o la situación de España, pero ha insistido en que "aquí esas restricciones no existen".

MEDICAMENTOS MÁS EFICACES

En concreto, ha señalado que cuando un facultativo hace una indicación, para esos casos graves para los que hasta este momento se facilitan los tratamientos, "no hay un límite de pacientes ni presupuestario" porque lo fundamental es que hay nuevos medicamentos, que aportan "más eficacia y mejores condiciones de vida" para los pacientes. "Eso debe ser visto como algo muy positivo porque en algún caso va a permitir incluso curar a algunos pacientes sin que existan medicamentos milagro", ha añadido.

En la misma línea, Sáez Aguado ha explicado que se ha reiterado a los diversos servicios castellanoleoneses que no hay limitación ni restricciones para el tratamiento y que se seguirán los criterios de los clínicos y los profesionales, porque ha aclarado, "con todos los respetos", que los tratamientos no los indican los pacientes, sino los especialistas, a los que "apoyarán y facilitarán" todos los medios.

El titular de Sanidad ha señalado que hay 1.500 pacientes tratados en la Comunidad, fundamentalmente con nuevos medicamentos, y en el caso de Castilla y León hay unos 70 que ya reciben estos nuevos tratamientos, tan sólo en un mes desde que se ha iniciado el mismo. Así, considera que es un ritmo a mantener y que probablemente se incrementará.

En la reunión también ha estado la jefa de Hepatología del Río Hortega, Gloria Sánchez, quien ha incidido en que el actual es un "momento muy importante" para la hepatitis C en el que aparecen muchos nuevos tratamientos, algunos de los cuales se llevan usando desde antes de estar aprobados.

Por ello, ha transmitido a todos los pacientes que los que están "muy enfermos" son los que primero tendrán acceso y después habrá una progresión, ya que todos los médicos quieren que los pacientes se curen.

En este marco, considera que el porcentaje de pacientes que ha accedido lo ha hecho a un ritmo "razonable" y ha insistido en que los médicos quieren que los pacientes que lo necesitan con urgencia accedan lo más pronto posible.

Además, considera que el resto de pacientes también tienen que sentirse "afortunados" porque también tienen opción a nuevos tratamientos, diferentes, porque "hay muchas combinaciones y posibilidades".

De esta forma, cree que unos irán más deprisa con unos tratamientos y otros con fármacos diferentes, pero todo ello en el marco del consenso de las sociedades científicas. En definitiva, ha añadido que la intención es que los pacientes puedan vivir más, en la medida de lo posible evitar que lleguen al transplante y, si llegan, curar la hepatitis después.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies