S.De los Mozos espera que se abra una "nueva etapa" para superar la crisis y pide no perder la fe y la esperanza

De los Mozos pronuncia el pregón en la Catedral
EUROPA PRESS
Actualizado 15/03/2013 22:15:27 CET

Ensalza y defiende el papel de las cofradías y reconoce que Valladolid le debe "mucho" a sus hermandades

VALLADOLID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente director general de Renault España, José Vicente de los Mozos, ha pedido este viernes a los vallisoletanos que la Semana Santa que está a punto de comenzar sirva de reflexión para que a partir del Domingo de Resurrección se abra "una nueva etapa de paz entre los pueblos, de alegría para las familias que han perdido tantas cosas durante la crisis, de trabajo para los que lo han perdido y de nuevos horizontes para los jóvenes".

Así lo ha asegurado De los Mozos durante el pregón de la Semana Santa que este viernes ha pronunciado en la Catedral de Valladolid y que da el pistoletazo de salida a la Semana de Pasión vallisoletana, declarada de Interés Turístico Internacional y que hará que durante diez días las calles de la ciudad se conviertan en un museo al aire libre para escenificar la Pasión y Muerte de Cristo.

De los Mozos, arropado por su familia y centenares de personas que han abarrotado la Catedral, ha querido recurrir a sus vivencias y su memoria de niño para escribir su pregón, lo que para él ha sido "un reto con el que nunca había soñado" y al que "con franqueza" nunca pensó que tendría que enfrentarse.

"DESDE NIÑO VIVIR CON DEVOCIÓN"

De hecho, ha reconocido que desde niño ha procurado "vivir con devoción" la Semana Santa y por ello ha querido "pregonar y muy en voz alta" que la Semana de Pasión vallisoletana "es una catequesis, un sermón fascinante del misterio no menos asombroso del Cristianismo, el misterio de la Pasión, del dolor de Dios hecho hombre" que pone de manifiesto "que Dios también sufre" y acompaña a los ciudadanos "en su sufrimiento".

"Este argumento tan básico" ha subrayado José Vicente de los Mozos, "es importante no olvidarlo en momentos de crisis de valores y de gran egoísmo" que han llevado a que la "gran plaga" de España, el paro, "esté azotando a muchas familias" y les haga ver el día de mañana "de forma oscura y pesimista".

Por ello, después de ensalzar la belleza y riqueza de las Semana de Pasión de Valladolid ha expresado su deseo de que cuando concluya la Semana Santa se abra una nueva etapa "de paz entre los pueblos, de alegría para las familias que han perdido tantas cosas, para aquellos que no ven cada días las cosas buenas que existen en este mundo, de trabajo para los que lo han perdido, de nuevos horizontes para los jóvenes, de esperanza para los enfermos y de solidaridad para todos para luchar por una sociedad mejor y más justa".

El presidente director general de Renault, que al igual que su mujer es miembro de la Cofradía de las Angustias de Valladolid, ha proclamado "la hermosura y el realismo" de todas las imágenes que procesionan en la Semana Santa vallisoletana.

Así ha citado la "belleza inefable" de Las Angustias, la soledad que refleja la Virgen del mismo nombre; la sensación de "soledad y abandono" de Cristo en la Cruz y el "desgarrador grito de dolor interior" de Jesús cuando exclamó 'Dios mío, Dios mío ¿Por qué me has abandonado?' o la mirada compasiva de Jesús en la talle de Gregorio Fernández 'Atado a la columna'.

Sobre esta imagen, De los Mozos se ha referido a la "mirada de Pedro que lloró su cobardía" porque negó a Cristo y se ha preguntado "cuántas veces no se quiere ver la realidad de las cosas y se niega a Jesús" a lo que ha añadido que "es una mirada especial, mirada de Dios".

Por ello, se ha referido a las palabras de la madre Teresa que decía a los principiantes en los caminos de la oración: "Miraros en él con unos ojos tan hermosos y piadosos, llenos de lágrimas y olvidará sus dolores por consolar los vuestros, solo porque os vais con él a consolar y volváis la cabeza a mirarle".

También ha querido recordar las palabras de Fray Luis de Granada cuando se preguntó si alguien pensó "que habían de caer azotes en las espaldas de Dios", un castigo reservado "a esclavos y ladrones".

LA VIRGEN

Asimismo, ha tenido un recuerdo para la Madre, la Virgen, ya que la semana Santa vallisoletana "está revestida de la presencia de María" ya que la Pasión se abre con el Viernes de Dolores, el Viernes Santo llega a su fin con la salve multitudinaria a Las Angustias y uno de los momentos "de impresión y emoción" es el encuentro de esta virgen con su hijo el Martes Santo frente a la fachada del Palacio de Santa Cruz.

Pero no ha querido dejar en el tintero José Vicente de los Mozos la importancia de las cofradías --19 en Valladolid-- ya que sin ellas no se podría "vivir, revivir, contemplar, admirar y proclamar" el misterio de la Pasión y Muerte de cristo y ha recordado que el nacimiento de las hermandades "respondió a la demanda de sociedades sacralizadas y necesitadas de manifestaciones de la fe, de la devoción, de procesiones y de caridad".

Asimismo, ha querido defender "la entrega, tiempo, fervor y preparación a lo largo de todo el año" de las cofradías y ha rechazado "lo que se dice a veces" de que los cofrades "están sólo para salir en las procesiones" porque según De los Mozos "trabajan, rezan y ensayan durante todo el año" por lo que ha querido pregonar "muy alto y claro" lo "mucho" que Valladolid debe a sus cofradías y hermandades penitenciales.

También se ha referido a lo que el pregonero ha llamado "la otra Semana santa de Valladolid" que es la misma pero "en otra dimensión: la Semana Santa interior" y así ha apelado al silencio que se vive "y palpa" en "momentos y trances frecuentes" como en la procesión del Silencio o la de la Peregrinación del Consuelo.

Al finalizar su pregón, José Vicente de los Mozos ha reconocido que "hay pasiones y muertes" de los vallisoletanos sobre todo en los momentos actuales de gran crisis económica y moral que "azota" a la sociedad y que se "refleja en la miseria, la angustia, en la pobreza de siempre y en la advenida en este tiempo, en la tristeza de las familias, en la penuria, el desempleo, la enfermedad la muerte..." pero se ha mostrado convencido de que los cristianos, en "momentos de dificultad" no tienen que perder "ni la fe ni la esperanza".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies