El secretario del PP en CyL asegura que las cuentas del partido "están claras" y la financiación es "correcta"

Actualizado 10/04/2010 19:40:41 CET

ZAMORA, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

El secretario del Partido Popular de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, dijo hoy que las cuentas del PP "están claras" y la financiación es "correcta y transparente", en alusión a los casos de corrupción en los que se encuentran implicados cargos públicos del partido en el denominado 'Caso Gürtel'.

Fernández Mañueco participó hoy en el acto de clausura de la convención de cargos públicos del PP de Zamora y señaló que desde el Partido Popular se va a tener "tolerancia cero para los que desvíen el uso de los recursos públicos".

También señaló que es necesario respetar el derecho a la presunción de inocencia "en los partidos políticos y fuera de ellos" hasta que no emita una sentencia dictada por un juez. Mientras tanto, añadió, ni los medios de comunicación "ni la Policía de Rubalcaba" ni el Ministerio Fiscal tienen autoridad para nombrar culpables.

Además, se dirigió de manera expresa a los dirigentes del Partido Socialista para señalar que quien menos puede "dar lecciones de ética" es el partido "de Roldán, de Filesa y de los fondos reservados".

El secretario de los populares en Castilla y León mencionó también la crisis económica y la falta de capacidad del PSOE para salir de ella "porque es un partido herido y desesperado que no puede ofrecer soluciones porque sólo quiere conservar el poder". Las únicas medidas que está poniendo en marcha el Gobierno de España, añadió, no son más que "maquillaje, cosmética y propaganda".

Fernández Mañueco afirmó que el del PSOE "es un gobierno antisocial porque está quitando trabajo, pone en riesgo las pensiones y los sueldos cada vez valen menos". En este contexto tuvo un recuerdo para José María Aznar que, hace veinte años, consiguió sacar al país de la crisis que se vivió en la década de los 90, sacó a la Seguridad Social de la bancarrota y creó un fondo para garantizar las pensiones.

Dirigió también sus críticas al Partido Socialista de Castilla y León y aseguró que no pueden hablar del paro "porque son cómplices" de la falta de medidas del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y critican la despoblación "cuando su secretario general no vive en Castilla y León, que es lo menos que se puede pedir, que viva, trabaje y pague impuestos en la Comunidad".

Puso como ejemplo las medidas tomadas por la Junta de Castilla y León para frenar la crisis: control del déficit, austeridad, crecimiento presupuestario cero, recorte del gasto corriente y bajada de impuestos para dinamizar la economía. "Zapatero está haciendo todo lo contrario, subir el IVA", dijo, un impuesto que va a suponer a Castilla y León 630 millones de euros más y a Zamora 50 millones de euros.

El dirigente popular añadió que el PP "es la solución para la crisis, pero para ganar hay que dar la batalla en la calle". La clausura de la convención del PP contó también con la participación del presidente provincial del partido, Fernando Martínez Maíllo, que tampoco eludió hablar de la corrupción descubierta en su grupo.

"CUATREROS DE POCA MONTA".

Aunque señaló que la corrupción "no es patrimonio de ningún partido, ni de ninguna ideología, porque está en la condición humana", también precisó que "unos pocos que se han aprovechado del partido", a los que calificó como "cuatreros de poca monta", "no pueden ni representar ni contaminar a la mayoría".

Martínez Maíllo señaló que "de meter la pata a meter la mano hay una gran diferencia" y coincidió con Fernández Mañueco en que "no pueden dar lecciones de ética quienes han sido protagonistas de grandes casos de corrupción".

Criticó igualmente la política desarrollada por el "desnortado" Gobierno de Zapatero y apuntó que el PP de Zamora "no se va a resignar a que un mal gobierno contamine el buen trabajo que se está haciendo desde otras instituciones", que está condicionado, dijo, "no sólo por la crisis económica sino también por el aislamiento impuesto por una oposición anclada en el no, simplemente por hacer daño al PP".

Añadió que en la provincia de Zamora no son posibles los pactos que los socialistas están planteando a nivel nacional y regional porque la izquierda provincial "está enferma de odio".

Aseguró Martínez Maíllo que el número de parados ha alcanzado unos niveles que no son "soportables ni aceptables" y que, en el caso de la provincia de Zamora, constituyen una auténtica "vergüenza".

El presidente provincial del PP señaló también que el Plan E "no es prioritario" para España y apuntó que el Gobierno ha gastado en esta iniciativa el doble de lo que va a recaudar con la subida del IVA de ahí que pidiera "valentía" para bajar el impuesto o, en caso, que se consiga su contención.

La alcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón, puso de relieve las dificultades que tienen los ayuntamientos para trabajar día a día con el recorte de los fondos estatales y la falta de una financiación estable.

Aseguró que el dinero que llega a los ayuntamientos con el Plan E ha de gastarse en obras sólo para dar la oportunidad a los delegados y subdelegados del gobierno a hacerse fotografías en los medios de comunicación.

La alcaldesa de la ciudad señaló que la salida a la crisis pasa por no quedarse parado. "Si no hay un cambio en la política económica, lo que tiene que haber es un cambio de gobierno", dijo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies