Para sentencia el juicio por la 'Operación Yogur', con peticiones que suman casi 42 años para los cuatro acusados

Publicado 09/06/2016 14:24:53CET

VALLADOLID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia de Valladolid ha dejado hoy visto para sentencia el juicio por la denominada 'Operación Yogur' contra el tráfico de drogas, después de que el Ministerio Fiscal elevara a definitiva su petición de penas para los cuatro encausados y que, globalmente, suman casi 42 años de cárcel y multas por importe de 1.590.000 euros.

El juicio se inició el pasado día 23 de junio en la Sección Cuarta de lo Penal, inicialmente contra un total de treinta y dos procesados, si bien veintiocho de ellos confesaron su culpa el primer día y pactaron penas que sumaban 87 años, frente a los 250 solicitados por la acusación pública, y otros cuatro, no conformen con las rebajas propuestas, optaron por seguir sentados en el banquillo en busca de una posible sentencia absolutoria.

Este es el caso Rubén S.C. (alias 'Java'), Aitor del V.A. (alias 'Aznar'), Luis Jorge de la C. y Marco Antonio del C.P, para quienes, en la última sesión, la fiscal encargada del caso ha mantenido su petición de 12 años y 600.000 euros para el primero (tráfico de drogas de notoria importancia y tenencia de armas prohibidas), así como diez años y diez meses y 400.000 euros de multa (tráfico de drogas en cantidad de notoria importancia y pertenencia a grupo criminal) para el segundo y el tercero y ocho años y 190.000 euros de multa para el último, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Por contra, la letrada de Aitor ('Aznar') ha solicitado para él, en calidad de cómplice de los hechos que se le imputan, una condena de tres años y medio de cárcel y multa de 107.744 euros--pide que se le apliquen las atenuantes de toxicomanía y confesión--, mientras que los letrados del resto de procesados han pedido un fallo absolutorio, al entender que la policía vulneró sus derechos fundamentales, y con carácter subsidiario una condena mínima de dos años como cómplices.

En el caso concreto de Rubén S.C., su abogado pide una sentencia absolutoria y, sólo si fuera condenado, que la condena no superara los tres años, en aplicación de distintas atenuantes y eximentes.

Precisamente, Rubén S.C. ('Java') fue detenido el 30 de mayo de 2015 y a él se atribuye la dirección del mayor laboratorio de 'speed' desmontado hasta ahora en Castilla y León, concretamente tras los registros practicados en su bodega, domicilio y una finca en Roa de Duero (Burgos), donde se intervinieron globalmente sustancias por valor superior a los 102.000 euros.

Por su parte, Aitor del V.A. fue interceptado con un total de 13 kilos de hachís y 8 de speed que la policía halló, también el 30 de mayo de ese año, en su casa del Paseo de Zorrilla, si bien el acusado sostiene que pertenecían al denominado 'Clan de los Mateos' y que él se limitaba a guardar la mercancía por hacerles un "favor".

Otro de los supuestos colaboradores del clan, Luis Jorge de la C.L, se acogió en el juicio a su derecho de no declarar, mientras que Marco Antonio del C.P, en cuyo domicilio de Mojados el Grupo VIII de la policía le ocupó droga valorada en 40.000 euros, concretamente bajo un pino de su jardín, se limitó a responder exclusivamente a las preguntas de su abogado para denunciar la "vulneración absoluta de sus derechos fundamentales", en referencia a que el registro se efectuó sin autorización judicial.

OPERACIÓN EN CUATRO PROVINCIAS DE CYL

La 'Operación Yogur" concluyó en junio de 2015, se desplegó en cuatro provincias de Castilla y León y permitió desmantelar en Roa de Duero (Burgos) el mayor laboratorio de speed descubierto hasta el momento en la región.

En el marco de esta macrorredada se llevó a cabo una treintena de registros domiciliarios en Palencia, Valladolid, León y Burgos, se incautaron 229.200 euros en efectivo --parte de ello falsificado--, 170 kilos de hachís, 24 kilos de speed, dos de ketamina, 1,8 kilos de cocaína y diversas cantidades de MDMA, heroína y LSD, una docena de vehículos y diversas armas, además de grilletes, pistolas Taser --de descarga eléctrica-- y munición.

Desde el laboratorio ubicado en Roa se preveía de droga a compradores de Valladolid, León, Palencia, Medina del Campo, Sahagún, Pedrajas, Mojados o Villamuriel, entre otras localidades.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies