El Seprona investiga tres ataques a ganado en Yanguas de Eresma (Segovia) ocurridos en las últimas semanas

Actualizado 11/05/2006 15:27:30 CET

YANGUAS DE ERESMA (SEGOVIA), 11 May. (EUROPA PRESS) -

El Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil investiga tres ataques a ganado ocurrido en el municipio segoviano de Yanguas de Eresma en las últimas semanas. Según informó la Subdelegación del Gobierno en Segovia en una nota de prensa recogida por Europa Press, el primer ataque se registró el pasado 24 de abril, cuando 22 ovejas de una ganadería resultaron muertas y varias heridas en un ataque de perros asilvestrados.

Cuatro días después, otro ganadero de Yanguas de Eresma denunció ante el Seprona un ataque a su rebaño, al parecer por buitres, en el que una oveja y dos corderos murieron.

Agentes del Seprona de la Guardia Civil comprobaron que los animales habían sido devorados casi en su totalidad y que otros corderos presentaban heridas y picotazos causados por rapaces.

Ante estos hechos, el Seprona realizó un informe que fue remitido a la Junta de Castilla y León, en el que se reflejó como hipótesis del suceso, la asfixia de alguna res causada por un intento de ataque de lobos, perros asilvestrados, etc, y que después llegaron los buitres para alimentarse de los cadáveres, aunque no se descarta en el estudio la posibilidad de que los buitres acometiesen contra algunos animales del rebaño, o una combinación de ambas posibilidades.

Según la nota remitida por la Subdelegación, "se considera que dicha especie por su propia naturaleza no está capacitada para realizar ataques a las reses, si bien últimamente se está admitiendo la existencia de casos puntuales y episódicos en los que esta especie arremetería a animales débiles, máxime en situaciones de imperiosa necesidad (épocas de reproducción y de escasez de alimento)".

Por último, el 5 de mayo pasado, siete reses de otra ganadería de Yanguas de Eresma resultaron muertas en un ataque de lobos o perros asilvestrados, según concluyó el Seprona, que recogió muestras de pelo y fotografío huellas, para que los expertos en la materia determinen la especie de animal que causó los hechos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies