SíVA denuncia ante Fiscalía el contrato de cerca de 400.000 euros del PP para el Portal del Empleado que no se terminó

Publicado 21/03/2018 13:50:10CET

VALLADOLID, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Municipal de Sí Se Puede en el Ayuntamiento de Valladolid ha presentado este miércoles un escrito de denuncia en la Fiscalía de la Audiencia Provincial por "presuntas irregularidades" en el contrato, firmado en 2007 por el equipo de Gobierno municipal, entonces del Partido Popular, para la creación del Portal del Empleado que no llegó a terminarse.

El Grupo Municipal, creado en el año 2015 por iniciativa de Podemos y que apoya habitualmente las acciones del actual equipo de Gobierno de Valladolid Toma la Palabra, ya había solicitado en la Comisión de Seguimiento, Vigilancia y Control de la Contratación del Ayuntamiento el estudio del contrato del Portal del Empleado, impulsado por el anterior equipo de Gobierno en el año 2005 y por el que se pagaron cerca de 400.000 euros "pese a que nunca funcionó fuera del entorno de pruebas".

La documentación, que han entregado las concejalas Charo Chávez y Gloria Reguero, recoge de manera detallada el desarrollo del proyecto desde el inicio del expediente para la contratación, en septiembre de 2005, y su adjudicación, realizada en diciembre de 2006 a la UTE formada por Ibermática, y Steria Ibérica, hasta la actualidad.

En este sentido, Sí se Puede Valladolid ha recordado que ya solicitó sin éxito el pasado mes de febrero en la citada Comisión de Seguimiento la remisión del expediente a los servicios jurídicos del Ayuntamiento, cuando se quedaron "solos" en dicha pretensión. "Ahora será la Fiscalía quien se pronuncia", ha precisado Chávez, en declaraciones a los medios de comunicación.

"Las dos empresas que en una UTE obtuvieron el contrato tuvieron desde el inicio muchísimas dificultades técnicas para poder implementar este portal", ha explicado la edila, quien ha recordado que, por este contrato se recibió una subvención del Ministerio de Administraciones Públicas por 184.000 euros.

"Nos sorprende que nunca se haya exigido ningún cambio de contrato ni se haya pedido ninguna responsabilidad. No se inició ninguna solución administrativa. Por tanto nos parecía que en el cumplimiento de nuestro compromiso ético al llegar al Ayuntamiento debíamos traerlo y que sea la Fiscalía la que decida qué hay que hacer", ha explicado Charo Chávez.

Sí se Puede Valladolid considera "inaceptable" que se pagaran casi 400.000 euros por este proyecto --5.280 euros para hardware y 384.720 euros para software--, que en noviembre de 2009 "aún no había concluido su desarrollo y que nunca se terminó debido a las dificultades técnicas alegadas para integrarlo con el sistema de gestión de Recursos Humanos del Ayuntamiento, que era precisamente el objeto del contrato, que por tanto nunca se cumplió".

Según Charo Chávez, el responsable del expediente era el actual portavoz adjunto del Grupo Municipal Popular, Jesús Enríquez, y también tuvo conocimiento de la situación el exconcejal de Hacienda del PP Alfredo Blanco, que en 2009 adoptó medidas para justificar la subvención del Estado.

Asimismo, según se recoge en el escrito de denuncia, se da la circunstancia de que una de las empresas de la UTE adjudicataria estuvo a cargo del mantenimiento de las aplicaciones en producción del Departamento de Informática del Ayuntamiento hasta octubre de 2005 momento en el que ya se había iniciado el expediente relativo al Portal del Empleado, lo que hace pensar a Sí Se Puede que "conocía con precisión los sistemas del Consistorio y las posibles dificultades que podrían surgir a la hora de poner técnicamente en marcha el proyecto".

HASTA CUATRO PRÓRROGAS CONCEDIDAS

La cronología de los hechos muestra cómo "hasta en cuatro ocasiones se procedió a la concesión de prórrogas" a la UTE para tratar de solventar los problemas que se detectaron desde el inicio y que nunca llegaron a solucionarse, situación que tampoco se afrontó ni con la aportación de soluciones administrativas ni cuestionando la continuidad del contrato.

En concreto, el contrato se firmó el 12 de enero de 2007 con una duración de 12 meses e incluía un hardware por valor cercano a 5.280 euros y un software por 384.720 euros (se recibió para su financiación una subvención del Ministerio de Administraciones públicas por importe de 184.000 euros).

Nueve meses después, la empresa solicitó una primera prórroga a la que siguieron otras tres por la imposibilidad de afrontar la integración fruto de distintos problemas, entre ellos que desde el inicio nunca se había previsto que el sistema de gestión de recursos humanos del Ayuntamiento no disponía de las funciones e información necesarias para realizar las actividades asignadas al Portal del Empleado.

Fue el 30 de octubre de 2009 cuando el Área de Hacienda y Función Pública del Ayuntamiento, dirigida por el exconcejal del PP Alfredo Blanco, pidió a las áreas implicadas que adoptaran las medidas necesarias para cumplir con el plazo de justificación de la subvención y fue finalmente el 4 de noviembre cuando se gestionó.

La documentación se acompañó en ese momento de un Informe de aceptación del proyecto en el que se apuntaba que la efectividad total se alcanzaría cuando se migraran los datos a una nueva versión del programa de gestión del personal, y con un Informe de aceptación de la parte técnica que desvelaba que el Portal del Empleado estaba en ese momento operativo en el entorno de pruebas y que las tareas pendientes habrían de realizarse cuando arrancara en real.

A juicio de Sí Se Puede "se condicionó la aceptación del proyecto al compromiso de la empresa de realizar trabajos futuros que nunca se han realizado, entre ellos la implementación real de la aplicación, la definición de la base de datos y la formación de los trabajadores municipales".

La cronología de los acontecimientos en torno al desarrollo del Portal del Empleado pone de manifiesto, según SíVA, "que los problemas se detectaron en la fase inicial del proyecto y que, dos años y medio después y tras varios intentos por solventarlos técnicamente, aún no se habían solucionado ni desde esa perspectiva ni desde la administrativa"- De hecho, el relato de los hechos "no muestra que se llevaran a cabo acciones para modificar, resolver o extinguir el contrato a pesar de los reiterados avisos de que no se podría dar cumplimiento a los requisitos exigidos".