El Supremo confirma la ilegalidad de la EDAR de Aranda (Burgos) y exige su demolición

Actualizado 24/04/2008 17:28:11 CET

ARANDA DE DUERO (BURGOS), 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo ratificó la ilegalidad de la Estación Depuradora de Aguas Residuales de la localidad burgalesa de Aranda de Duero y obligó a reponer los terrenos donde se levantó la planta a su estado primitivo con la exigencia de la demolición de la construcción.

El TS estimó el recurso de casación interpuesto por el Hostal El Ventorro SL contra el auto del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León cuya sección 1ª de la Sala de lo Contencioso Administrativo daba validez a un acuerdo adoptado por el Ayuntamiento de Aranda en el año 2004 para retrotraer el expediente a antes de la concesión de la licencia de actividad y obra para solicitar un informe a la Comisión de Prevención Ambiental para declarar la excepcionalidad de la ubicación.

El TSJ estimó que estas medidas habían legalizado la obra, acometida a menos de 2.000 metros de un núcleo urbano, por lo que se consideraba ejecutada la sentencia del Tribunal Supremo que en 2004 obligaba a reponer los terrenos a su estado primitivo.

Sin embargo, el TS anuló los acuerdos adoptados por el Ayuntamiento y aprobó requerir al Consistorio que adopte "de inmediato" las medidas necesarias para el cumplimiento del fallo que obliga a demoler la planta depuradora.

Una resolución que llega después de diez años del litigio en los tribunales ya que en el 1998 la empresa Hostal el Ventoro SL comenzaba este proceso jurídico en contra de la construcción de la EDAR.

El portavoz de esta empresa familiar, Gabriel García Agudo, consideró hoy que el fallo "es correcto", e insistió en que "pone las cosas en sus sitio y no cabía otra sentencia".

En este sentido, recalcó que el Tribunal Supremo ha dictaminado que "tiene que ser igual la gente de a pie que las administraciones públicas".

En cualquier caso, afirmó que han sido "diez años sin hacer inversiones, soportando presiones, porque las ha habido y sin llevar acabo proyectos aún teniéndolos paganos", algo que, según García Agudo, supuso un "coste económico y un coste psicológica que quien no ha pasado por ello no lo puede valorar y que no tiene una compensación económica".

Por su parte, el concejal de Medio Ambiente, Ildefonso Sanz, apeló al "dialogo" como fórmula para alcanzar un acuerdo entre las partes, Ministerio de Medio Ambiente, Junta de Castilla y León, Ayuntamiento de Aranda y empresa, para evitar el derribo de la Estación Depuradora, y manifestó que "hablando se puede llegar a acuerdos por el bien de todos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies