TSJCyL confirma la condena a dos hermanos por retener a un trabajador de su empresa parte de la liquidación

Publicado 19/02/2018 14:22:21CET

VALLADOLID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha confirmado la sentencia que condenó a dos hermanos, Amador y José Ángel G.V, por un delito contra los derechos de los trabajadores a la pena, para cada uno de ellos, de seis meses de prisión y 1.440 euros de multa, por retener a un empleado de origen búlgaro parte de la liquidación que le correspondía tras su despido.

En su fallo, el Alto Tribunal castellanoelonés confirma la sentencia de la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia de Valladolid y condena en costas, además, a la parte recurrente, según informaron a Europa Press fuentes del TSJCyL.

Los hechos fueron denunciados en su día por Yanko B.Y, de origen y nacionalidad búlgara, quien desde el día 13 de marzo de 2015 y hasta el día 25 de abril de 2016 prestó sus servicios como mecánico, oficial de primera, para la empresa Transportes de Vehículos Boada SL, recibiendo en la última fecha citada una comunicación por la cual se le indicaba que le despedían causando baja en la empresa y que se le abonaría la cantidad de 4.876,75 euros en concepto de liquidación, con la cual quedarían saldadas todas las cuentas pendientes.

Para el pago de dicha cantidad el día 26 de abril de 2016 se libró un cheque nominativo de la entidad Bankia. Sin embargo este cheque no le fue entregado directamente a Yanko sino que, con la finalidad de reducir unilateralmente los derechos económicos que, con motivo del despido, le correspondían, lo retuvo el acusado Amador G.V, apoderado mancomunado de la mercantil Transportes de Vehículos Boada SL. y quien, en connivencia con su hermano, el también acusado José Ángel -que ostentaba la misma facultad en esa sociedad-, le había indicado a Yanko que sólo le iban a entregar 1.446,18 euros, dado que al ingresar en la empresa le habían hecho firmar un documento con las fechas en blanco por el cual el denunciante declaraba causar baja voluntaria en la empresa, lo que le privaría de acceder al subsidio de desempleo.

Así, en la mañana del 26 de abril de 2016 Amador G.V y Yanko acudieron juntos a la sucursal de Bankia, sita en la Avenida de Madrid de la localidad de Laguna de Duero. Amador se dirigió a la empleada indicándole que el dinero del cheque, que era nominativo a favor de Yanko, fuera distribuido en dos partes, de tal manera que entregó a Yanko 1.446,18 euros, quedándose el condenado con los 3.430,57 euros restantes.

En fecha 11 de noviembre de 2016, una vez dictado el auto de imputación, la empresa Transportes de Vehículos Boada SL hizo entrega a Yanko de la cantidad de 3.730,57 euros en pago de la deuda pendiente, de ahí que en la sentencia de la Audiencia de Valladolid ahora ratificada por el TJSCyL se aplique a los dos condenados la atenuenta de reparación del daño.