UCCL reclama un precio justo para la remolacha para mantener este cultivo en la Comunidad Autónoma

Campo de remolacha
ASAJA
Actualizado 04/03/2011 15:22:55 CET

LA BAÑEZA (LEÓN), 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los responsables de la Unión de Campesinos en Castilla y León (UCCL) han reclamado un precio justo para la remolacha para que este cultivo pueda seguir existiendo en la Comunidad Autónoma.

Se trata de una de las principales conclusiones de las jornadas celebradas el jueves 3 de marzo en La Bañeza (León) para analizar el futuro del cultivo de la remolacha y del azúcar en Castilla y León y en las que participaron más de un centenar de cultivadores así como representantes de las dos industrias, Azucarera Ebro, integrada ahora en la británica British Sugar, y la cooperativa Acor.

Para UCCL, la primera conclusión que se puede extraer del encuentro es el "fracaso" que ha supuesto la reforma de la OCM puesta en marcha en 2006 "pues, tras los esfuerzos realizados, sí se ha logrado reducir la producción en Europa pero a un precio mucho más elevado del inicialmente previsto, generando además una profunda dependencia del mercado exterior y sin que esto repercutiese en los precios que paga el consumidor cuando se acerca a una gran superficie".

UCCL ha reconocido asimismo que los cultivadores ven con optimismo el futuro de este sector "siempre y cuando se les asegure un precio que se podría calificar de justo y que les ofrezca, sobre todo, estabilidad y continuidad en el futuro, teniendo en cuenta que las inversiones que se deben realizar para rentabilizar una parcela de remolacha no se amortizan, de ninguna manera, en una sola campaña".

En este sentido, la OPA ha reclamado a las distintas administraciones públicas agrarias que se impliquen de una forma activa con este cultivo, asegurando su rentabilidad y el futuro de las más de 6.600 explotaciones que todavía se dedican a esta actividad en Castilla y León, "más si cabe ante el nuevo horizonte que se abre con la nueva PAC que va a surgir de 2013".

UCCL también ha exigido a las industrias azucareras que asuman la parte que les toca de responsabilidad en el futuro de este sector, incentivando el cultivo "de la forma que se consideren más oportuna".

En este sentido, la OPA considera "vital" que se mejoren las relaciones contractuales entre las industrias azucareras y agricultores, "asegurando la estabilidad a medio plazo, de compradores y vendedores de remolacha, algo que hasta la fecha no se ha alcanzado". "Así, son muchos los cultivadores que están mostrando el malestar por las relaciones existentes actualmente entre unos y otros, sintiéndose los primeros, en multitud de ocasiones, agraviados, cuando no despreciados", ha explicado UCCL.

Esta organización ha propuesto el fortalecimiento de los acuerdos de abastecimiento entre las fábricas y los agricultores, "de tal forma que se faciliten y organicen eficientemente, las entregas y los arranques, siendo fundamental en este sentido que las industrias, al igual que exigen a los cultivadores que mejores sus rendimientos y su eficacia, mejoren su capacidad de recepción de tal forma que se eviten que las entradas en las azucareras sean un gran "embudo" que provoca que la remolacha pueda ver mermada la calidad de la que sale de la tierra".

También ha reclamado que exista una mayor transparencia en los sistemas de cupos y en el análisis de recepción y ha rechazado el sistema que ha empleado Azucarera Ebro en la última campaña "y que provoca que no todas las remolachas que se entregan sean 'rupradas', es decir, no todas las entregas que un cultivador realiza son analizadas, situación esta que ha provocado un importante malestar entre los cultivadores, con suspicacias y resquemores que se pueden evitar, sencillamente, con volver al sistema que se ha utilizado que, aunque puede mejorarse, se ha demostrado, al menos para la parte agrícola, más eficiente".

Por último, UCCL ha reiterado la necesidad de que industrias y agricultores lleguen a acuerdos de estabilidad a medio y largo plazo, siempre y cuando la totalidad de los cultivadores se encuentren representados en ellos, "evitando discriminaciones como las que se viven en este momento cuando una parte muy importante de los remolacheros de esta región se encuentran fuera de los citados foros, por una decisión unilateral y sin respetar criterio alguno de representatividad".