La UCE ve un menoscabo "grave" de los derechos del consumidor al aumentar sus actuaciones un 1,31% en 2012 en CyL

Actualizado 14/03/2013 19:35:13 CET

Aumentan las consultas y reclamaciones de servicios financieros y las telecomunicaciones siguen a la cabeza

VALLADOLID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Unión de Consumidores de Castilla y León (UCE) considera que la crisis "menoscaba gravemente" los derechos del consumidor, ya que a pesar de un retroceso en la actividad económica, las actuaciones han aumentado hasta las 28.554 en 2012, un 1,31 por ciento con respecto al pasado ejercicio.

La organización ha presentado el informe de consultas y reclamaciones correspondiente al pasado ejercicio con motivo del Día Mundial de los Derechos de los Consumidores, que se celebra este viernes, 15 de marzo.

La Unión de Consumidores ha registrado 28.554 actuaciones, de las que 22.289 corresponden a consultas y 6.265 a reclamaciones, y ha registrado un incremento de las mismas las relativas a los servicios financieros, que suben del quinto al tercer puesto, aunque se mantienen por delante los denominados servicios de interés general y reparaciones, éste último con un descenso cercano a los tres puntos.

Además, vivienda y comercio descienden un puesto y se colocan como cuarto y quinto sectores en cuanto a reclamaciones y consultas y la alimentación desciende dos puestos, hasta el 13.

Según el análisis de la UCE, en el contenido de las cuestiones que han se han consultado o contra las que se ha reclamado se observan pautas de comportamiento en línea con el ejercicio anterior.

Así, se mantiene la paralización de actuaciones en todo lo relacionado con el denominado "fraude filatélico" al no haber noticias de la Justicia, en especial respecto a Afinsa, mientras que en el caso de Fórum Filatélico se debe fundamentalmente ante las dificultades, agravadas por la crisis, para vender patrimonio.

Por su parte, las telecomunicaciones acaparan el mayor número de consultas y reclamaciones bien por la deficiencia de los servicios contratados como por la "ineficacia" de la atención al cliente por parte de las empresas de este sector, indica la UCE.

También se encuentra en un lugar destacado el sector eléctrico, sobre todo por los problemas originados con el cambio de comercializadora y en particular por las exclusiones de la tarifa de último recurso (TUR) sin conocimiento del usuario. El sector de los servicios energéticos se completan con los conflictos sobre suministro de gas (lecturas, facturaciones, inspecciones, etcétera).

Por lo que se refiere a los servicios financieros, se convierte en uno de los más "alcistas", lo que la Unión considera una repercusión de la situación económica y asegura que esta circunstancia se pone de manifiesto a la hora de analizar los conceptos de reclamación y consulta, en especial ampliación de comisiones y su importe junto con aplazamiento de cargos por préstamos hipotecarios, negociaciones de pagos para evitar desahucios y posibilidades de cancelación de deuda con entrega de vivienda, etcétera. A ello se suman "con fuerza" las demandas de información sobre las "preferentes" y otros productos de "imposible" comprensión por el usuario.

INCREMENTO DE LA SANIDAD

En la misma línea, la Unión de Consumidores constata un "más que importante" incremento respecto al año anterior, lo que a su juicio refleja la "inquietud" del ciudadano ante la situación de "recortes" en la sanidad.

En este sentido, la organización ha explicado que las listas de espera confirman los problemas detectados y son las que ocupan la mayoría de reclamaciones y consultas. Además, se encuentran "deficiencias y demoras" en la atención solicitada, extravíos de citaciones, derivaciones a otras instituciones hospitalarias y reclamaciones por servicios mal prestados.

Por otra parte, la seguridad alimentaria "no se ha visto especialmente conculcada", ya que desciende, pero la campaña sobre el incremento de los precios del productor al consumidor presentan "unos desorbitados márgenes" de diferencia en la comercialización.

Así, con algún intercambio de posiciones, el bloque de sectores tradicionales en la estadística sigue ocupando los primeros lugares en cuanto a demandas por parte del consumidor, ha indicado la UCE.

DESCENSO DE VIVIENDA

En el sector vivienda, continúa una evolución descendente, lo que contrasta con la ascendente de uno de los subsectores como es la propiedad horizontal, las comunidades de propietarios, donde se pone de manifiesto la desinformación sobre este apartado así como los efectos de la crisis en el soporte de gastos comunes.

También siguen una tendencia a la banca medio ambiente y turismo, a los que se añaden algunos servicios de interés general como el agua y el transporte por carretera, mientras que en el lado contrario se sitúan otros alcistas como las telecomunicaciones, servicios bancarios, sanidad, seguros, administración pública y bienes tangibles.

La Unión de Consumidores ha indicado que la crisis no sólo afecta a la "inmensa mayoría" de los consumidores con una reducción de los ingresos sino que demás "eleva de forma considerable los gastos a los que se tiene que hacer frente".

Además, ha explicado que los consumidores poco pueden hacer para evitar la merma en las economías familiares, ya que las medidas de ahorro se tomaron meses atrás y todos los sectores que suben son servicios de los que "difícilmente" se puede prescindir.

De la misma forma, la organización considera que se observa que los servicios empeoran --hace referencia a los bancos, comisiones, etcétera-- y disminuye la competencia, para lo que cita como ejemplos el "fracaso" de la liberalización del sector eléctrico y la distribución de carburante, que "queda en cada vez menos manos".

"Frente a todo esto por parte de la Administración, por si fuera poco, vemos con preocupación cómo se desmantelan los sistemas de protección de los consumidores, se disminuyen los presupuestos, no se dota a los tribunales de arbitraje de fondos suficientes, se acorrala económicamente a las organizaciones de consumidores", ha asegurado la UCE, que todo ello ocurre "bajo el amparo de la crisis y la falta de fondos públicos".

Ante la "gravedad" de la situación, la UCE ha hecho un llamamiento a los ciudadanos para que sean firmes en la defensa de sus intereses como consumidores "valorando la necesidad de asociarse" y considera que deben incrementar su exigencia en defensa de sus derechos y no dejarse "avasallar" ante "tanta imposición pública y privada".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies