Sorollla se muestra como un artista "más próximo al Siglo XXI"

Cuadro de Sorolla 19-3-2018
PATIO HERRERIANO - Archivo
Actualizado 28/03/2018 14:11:45 CET

VALLADOLID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Museo Patio Herreriano de Valladolid acoge desde este miércoles dos exposiciones dedicadas a Joaquín Sorolla y que inciden, por un lado, en su afición por los jardines, y, por otro, en su interés por la fotografía, lo que, a juicio del alcalde, Óscar Puente, le muestra como un artista "más próximo al siglo XXI".

Las exposiciones, que se pueden visitar en las salas 3, 4, 5 y 8 de la segunda planta del Museo, hasta el próximo mes de junio, han sido inauguradas este miércoles por el alcalde de la ciudad y por la comisaria, Consuelo Luca de Tena.

El regidor vallisoletano ha incidido especialmente en el interés que tuvo el pintor valenciano por la fotografía, una "vanguardia de finales del siglo XIX", así como por el arte cinematográfico y por la abstracción, lo que considera que la hace "más próximo al siglo XXI que a su propia época".

Por ello, considera "justo" mostrar en este museo que reúne obras del presente siglo y del pasado esta vertiente de "uno de los grandes autores" de la pintura española, lo que también supone que este miércoles sea "un día grande" para el arte en Valladolid.

Asimismo, Puente ha querido destacar el crecimiento del Museo Patio Herreriano, que tiene entrada gratuita desde enero de 2017, y ha augurado el éxito de estas exposiciones, pues de hecho ha apuntado que ya este lunes 400 personas visitaron la muestra "por error" antes de su inauguración.

La muestra fotográfica parte de la cercanía de Sorolla con este arte, pues su suegro, Antonio García, era uno de los principales fotógrafos de Valencia. Posteriormente, fue siempre objetivo de los fotógrafos, desde los maestros de su tiempo, como Christian Franzen, Alfonso, Campúa, Guillem Bestard, González Ragel y Venancio Gombau, que le retrataron en sus estudios, en los escenarios de su trabajo, entre las personas de su cercanía familiar y afectiva y en todos los lances relevantes de su vida.

La exposición se compone de 61 copias digitales realizadas en el taller de Castro Prieto a partir de los originales de diversas colecciones; trece copias de época; tres óleos, y obras de Joaquín Sorolla, de la colección del Museo, y se articula en las secciones: 'Juventud', 'Familia', 'El pintor en el estudio', 'Madurez', 'Amigos y clientes', 'Sorolla a plena luz' y 'Últimos días'.

En la muestra pictórica, denominada 'Sorolla en su paraíso', se incluye medio centenar de obras que pretende mostrar una faceta poco conocida de uno de los pintores españoles más universales, su pasión por los jardines, pues a raíz de su gusto por los espacios ornamentales en Andalucía y, especialmente, de la Alhambra, comenzó a trabajar en su propia casa.

Así, el jardín de la vivienda que hoy es sede del Museo de Sorolla en Madrid, se fue convirtiendo en un espacio predilecto para el pintor que representó tanto éste como otros muchos jardines en numerosas obras pictóricas. Los lienzos expuestos recorren espacios como los Reales Alcázares de Sevilla y la Alhambra de Granada.

Además, se incluyen algunos de los "cientos" de dibujos y planos con los que el pintor diseñó su jardín, así como azulejos que formaban parte de los zócalos y galerías de este espacio o aquellos con los que Sorolla componía elementos decorativos tras adquirirlos en anticuarios. Luca de Tena ha recalcado que el pintor era muy aficionado a estos elementos porque "siempre tenían color" y permitían dar más tonalidad en las épocas de invierno en las que no tenía flores.

Luca de Tena ha explicado que ambas muestras han pasado ya por Sevilla y Valencia y que, tras su presencia en el Museo Patio Herreriano, se instalará, aunque en una versión reducida por las dimensiones disponibles, en el Museo Sorolla de Madrid.