Valladolid pone el broche a la celebración con la suelta de palomas

 

Valladolid pone el broche a la celebración con la suelta de palomas

Valladolid. Suelta de palomas en la Plaza Mayor de Valladolid
EUROPA PRESS
Actualizado 16/04/2017 13:51:47 CET

VALLADOLID, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

La suelta de palomas en una abarrotada Plaza Mayor de Valladolid ha puesto el broche a los actos de Semana Santa 2017 y ha despedido así diez días en los que la capital vallisoletana ha acogido más de una treintena de procesiones desde el pasado 7 de abril hasta este Domingo de Resurrección, fiesta culminante del año litúrgico.

La última de ellas, la procesión del Encuentro de Jesús Resucitado con la Virgen de la Alegría, ha tenido lugar este domingo a las 10.30 horas, cuando la figura de 'Nuestro Padre Jesús Resucitado', desde la iglesia conventual de Nuestra Señora de Porta-Coeli, y los pasos de 'Virgen de la Alegría' y 'Santo Sepulcro Vacío', desde la iglesia de San Benito, han partido hacia la Catedral.

Allí, en la seo vallisoletana, han sido testigos de la celebración de la Solemne Misa Pascual, que ha estado presidida por el cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, y ha contado con la participación de las cofradías de Nuestro Padre Jesús Resucitado, María Santísima de la Alegría y Las Lágrimas de San Pedro y la del Santo Sepulcro y Santísimo Cristo del Consuelo.

Durante la Eucaristía, Blázquez ha aseverado que "la resurrección de Cristo es verdadera" y ha supuesto "el giro en la historia humana" y que si no hubiera resucitado, "nuestra fe estaría vacía y nuestras palabras carecerían de contenido".

En este sentido, el arzobispo ha agregado que "el cristianismo no es utopía sino dinamismo en la historia" porque "vivimos de la victoria de Jesús sobre el pecado y la muerte".

Por último, ha deseado felices fiestas a los asistentes y ha concluido su intervención pidiendo a Jesús resucitado que nos haga "cambiar el signo de nuestra existencia" para llevarnos "de la desesperanza a la esperanza y de la ruptura a la reconciliación", además de solicitar a la Virgen de la Alegría que ponga "esperanza en nuestra vida".

Una vez finalizada la Misa Pascual, ambos pasos procesionales, escoltados por las cofradías, han continuado su camino por las calles del centro de Valladolid hasta desembocar en la Plaza Mayor, ante el Ayuntamiento, donde Blázquez ha pronunciado un fervorín y ha impartido la bendición apostólica, el último acto religioso previo a la suelta de palomas, símbolo de la Paz.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies