Villanueva cree que Caja España-Duero necesitará unos 1.000 millones "o un poco más" para su recapitalización

Tomás Villanueva Rodríguez
EP
Actualizado 26/01/2011 14:59:36 CET

El consejero afirma que el Gobierno autonómico hará todo lo posible por apoyar a la entidad porque la considera "necesaria"

VALLADOLID, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente segundo de la Junta de Castilla y León y consejero de Economía y Empleo, Tomás Villanueva, cree que Caja España-Caja Duero podría necesitar unos 1.000 millones "o un poco más" para su recapitalización en los términos en los que ha avanzado el Gobierno central, aunque dejó en manos de la entidad su determinación.

Villanueva se expresó así tras su participación este miércoles en el encuentro los Desayunos de Santa Cruz que organiza la Universidad de Valladolid y se desarrolló bajo el título 'El futuro de las cajas de ahorro en Castilla y León', en el que el catedrático de Fundamentos del Análisis Económico de la Universidad de Valladolid, Zenón Jiménez-Ridruejo, consejero de Caja España hasta el pasado año, cifrara en cerca de 1.300 los millones necesarios para esta recapitalización.

El consejero de Economía explicó que la cifra sale de un balance y "será la que tenga que ser", ya que es la propia entidad la que tendría que determinar exactamente lo que necesita.

En este sentido, aclaró que hay que conocer lo que diga la normativa avanzada por el Gobierno en palabras de la ministra de Economía, Elena Salgado, y de la que por el momento sólo se conoce la "letra pequeña", que cifra en un mínimo de capital básico del 8 por ciento de los activos ponderados por riesgo de cada entidad, aunque podría ser de entre el 9 y el 10 por ciento.

Tomás Villanueva, en declaraciones recogidas por Europa Press, incidió en que, ante esta normativa, la entidad tendrá que tomar decisiones en el seno de sus órganos de gobierno pero insistió en que para ello hay que conocer la nueva regulación que, cuando se publique, permitirá a las entidades estudiar su estrategia.

Villanueva pidió sensibilidad a la Comunidad, acompañada de "tranquilidad", porque considera que todo lo relacionado con el tema financiero "es muy sensible", pero al mismo tiempo transmitió su preocupación porque la nueva normativa que se plantea "no es consecuencia de lo anterior y cree que podía haberse concluido con una estrategia que culminara en la solvencia del sistema financiero.

En este sentido, considera que se podría haber empezado la reestructuración "por lo que parece que se va a comenzar ahora", ya que actualmente hay entidades que tienen la sensación de que "han estado perdiendo el tiempo si ahora tienen que hacer otra cosa distinta".

Ante esta situación, aseguró que lo "importante" es que todos acompañen a un proceso que entra en una dinámica que le gustaría que terminara "bien", es decir, "que consolidara unas entidades financieras en Castilla y León muy vinculadas a su territorio" que han acompañado a la economía en los últimos años y que es necesario para el futuro de la Región.

Sin embargo, cree que la consecuencia que puede tener esta nueva regulación es que algunos territorios dispongan en el futuro de un sistema financiero regional que sea fortalecido "a costa" del de otras y a la vez coincida que algunas comunidades se queden sin él. "Eso sería muy grave y trascendental para el futuro de la economía", dijo Villanueva.

Ante esta situación, el vicepresidente de la Junta aseguró que hay un proyecto en Castilla y León "muy vinculado a la tierra", formado por entidades "exclusivamente" de Castilla y León que no le gustaría que "se orientara mal y terminara no fortalecido, sino todo lo contrario".

APOYO INCONDICIONAL

Tomás Villanueva, quien manifestó el máximo respeto a todas las entidades y a sus decisiones, aseguró que el Gobierno autonómico hará "todo lo posible" por apoyar a Caja España-Caja Duero porque la considera "necesaria" para el futuro de la Región.

Además, aclaró que también apoya a los tres SIP en los que participan cajas de la Comunidad, "sin ninguna duda", y recordó que algunas entidades castellanoleonesas participan cajas de una forma más equilibrada que otras y algunas han optado "libremente" por unas fórmulas cuya posición en esos SIP "no les va a permitir ser decisivos en el futuro", por lo que a la Junta "se le escapa un poco" las posibilidades de Gobierno.

El vicepresidente de la Junta afirmó que las cajas no tomarán decisiones hasta conocer la normativa nueva e insistió en que para saber qué ruta tomar hay que conocer la "letra pequeña".

A este respecto, cree que la reestructuración de las cajas "se ha hecho muy lentamente" y que "no hay ideas claras" y puso como ejemplo que en julio de 2010 el Gobierno central aprobara un decreto ley y a los dos meses y medio mediante una enmienda en una ley sobre créditos se modificara.

Además, explicó que ahora saca una nueva normativa orientada al gobierno corporativo de las entidades y a un incremento de la solvencia mediante la recapitalización. Villanueva no cree que bancos o cajas sean buenos o malos por sí solos, sino que los hay que son buenos y otros no y añadió que "bancarizar las cajas" no es una solución.

En concreto, mostró su convencimiento de que el problema de los mercados de capitales no es precisamente la desconfianza por las cajas, aunque pueda ser cómo se han gestionado o dónde han invertido, pero no su endeudamiento. "Saben a quién han prestado, en qué condiciones han prestado", indicó Villanueva, quien cree que la falta de credibilidad es de la economía española, del "excesivo apalancamiento que tiene" y la falta de confianza en si el país, mediante trabajo y producción, es capaz de devolver la deuda exterior.

Por ello, "tratar de obtener la buena imagen en el ámbito internacional a base de hacer desaparecer las cajas del país" le parece "precipitado" y cree que "no es la solución".

IMPROVISACIÓN

Por otro lado,, no cree que la decisión del Gobierno se le haya ocurrido "hace dos semanas", sino que tendrá alguna preparación previa, y criticó que no se haya tomado esta decisión antes para evitar una pérdida de tiempo y un deterioro económico y financiero de las entidades que utilizan fondos públicos.

Además, el consejero de Economía y Empleo aclaró que el sector financiero no es el único que seriamente se ha visto dañado en la estructura económica y manifestó su preocupación por la construcción y el sector inmobiliario, que sigue parado. A este respecto, cree que mientras no se recupere la construcción en España, la sustitución o una alternativa en la economía "no es clara".

En cuanto al sector financiero, cree que algo tenía que haber previsto el Gobierno y recordó que lleva cuatro años trabajando estos temas con autoridades españolas competentes en la materia y asegura haber visto "demasiados bandazos y pocas ideas claras".

En cuanto a los efectos que tendría en el panorama regional el hecho de que las cajas se convirtieran en banco, Villanueva considera que no modificarían mucho el sistema financiero, pero aseguró que se trabajaría por mantener la estructura, la naturaleza jurídica de las cajas, que considera una "fórmula de éxito".

Villanueva aclaró que se juega una "partida en la que las reglas del juego se están cambiando cada cierto tiempo" pero no están en riesgo los depósitos ni los ahorros, sino el modelo y cree que la clave de esta cuestión es el ajuste que necesita el sector, que se está produciendo, aunque no sabe "si lo suficiente o no".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies