Barcelona quiere aumentar la movilidad eléctrica hasta 24.000 coches, 100 buses y 800 taxis en 2024

La concejal de Movilidad, Mercedes Vidal
EUROPA PRESS
Publicado 14/03/2018 15:32:25CET

Plantea a partir de entonces no homologar taxis que no sean eléctricos

BARCELONA, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Barcelona trabaja para impulsar la movilidad eléctrica, con el objetivo de que en 2024 el 80% de la flota municipal sea eléctrica, contar con 100 autobuses con esta tecnología y que en la ciudad haya 24.000 turismos, 24.000 motocicletas y 800 taxis eléctricos, según la Estrategia por la Movilidad Eléctrica 2018-2024.

La concejal de Movilidad, Mercedes Vidal, ha presentado este miércoles en rueda de prensa esta estrategia, que pretende acercarse a estos objetivos de forma evolutiva y adaptada a los cambios sociales, económicos y del mercado energético, con medidas vinculadas al ámbito regulativo y a políticas públicas.

La estrategia fija una fase inicial de dos años hasta 2020, cuando pretende que el 50% de la flota municipal sea eléctrica, contar con 25 autobuses y 200 taxis totalmente eléctricos, y que el parque de vehículos privados tenga 6.000 turismos y 6.000 motocicletas con esta tecnología, ha detallado junto al gerente de Movilidad, Manuel Valdés.

AUTOBUSES Y FLOTA MUNICIPAL

El Ayuntamiento estima que actualmente el 35% de su flota es eléctrica, y cuenta con cuatro autobuses totalmente eléctricos de una flota de unos 1.000, todos ellos dentro de programas de la UE, porque esta tecnología para autobuses es por el momento "experimental, y sólo grandes empresas como TMB se pueden permitir el lujo de experimentar con vehículos eléctricos".

Además, el Gobierno de Ada Colau plantea impulsar líneas de colaboración en el ámbito de autobuses discrecionales, como facilitar puntos de recarga para buses turísticos y de traslado al aeropuerto y fomentar el transporte eléctrico e híbrido en los sectores escolares o empresariales que utilizan buses.

TAXIS Y PRIVADOS

Vidal ha destacado que el Institut Metropolità del Taxi (Imet) plantea no homologar nuevos taxis que no sean eléctricos a partir de 2024 ---como hará con los diesel desde 2019--, y ha señalado que los ya homologados anteriormente continuarán, pero no permitirán que ninguna empresa homologue vehículos que no sean de este tipo.

En cuanto a los vehículos privados, el Ayuntamiento prevé impulsar medidas centradas en concienciar a la ciudadanía sobre las ventajas de los eléctricos, y trabajará para instar al Gobierno central para ofrecer subvenciones a vehículos de energías alternativas y para modificar el impuesto de circulación, entre otras medidas.

Valdés ha señalado que la evolución del vehículo eléctrico no depende sólo de las administraciones, sino especialmente de la industria, y ha señalado que han aumentado en los últimos años en la ciudad, donde los vehículos matriculados entre 2014 y 2017 crecieron un 0,9%, mientras que las matriculaciones de eléctricos lo hicieron un 65%, con un "ritmo infinitamente más grande".

Barcelona Economies



A LA XARXA