La metrópolis de Barcelona impulsará 92 medidas par avanzar en la neutralidad en carbono

Placas fotovoltaicas
AMB
Actualizado 14/07/2018 13:32:56 CET

El Plan Clima y Energía 2030 del AMB propone reducir el 43% de las emisiones en relación al año 2005

BARCELONA, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

La metrópolis de Barcelona impulsará un total de 92 medidas para avanzar hacia la neutralidad en carbono y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, a través del Plan Clima y Energía 2030 que implantará el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), y que integrará la transición energética en la zona.

Según el ente supramunicipal, el proyecto se fundamenta en principios como la justicia climática, el equilibrio territorial, la cohesión social, la participación, la sostenibilidad y la nueva cultura energética, e incluye acciones focalizadas en tres niveles de actuación: metropolitano, municipal e institucional.

En el ámbito de los servicios que presta el AMB, como el tratamiento de residuos, el ciclo del agua y la movilidad, entre otros, el plan propone reducir el 43% de las emisiones en relación al año 2005, pasando de 1.510 toneladas de CO2 equivalente (tCO2eq) a 677.451 tCO2eq.

Para lograr el objetivo de reducción del 40% de emisiones establecido por la UE, el organismo estima que el 13,2% de las reducción depende directamente de los servicios prestados por el AMB, mientras que el 26,8% restante se lograría en colaboración con los ayuntamientos, otras administraciones, los principales agentes logísticos y la ciudadanía del ámbito metropolitano, lo que supondría pasar de 16.374.292 tCO2ep en 2005 a 9.824.575 tCO2eo en 2030.

Asimismo, el consumo de energía final del AMB se ha reducido en un 23% en el período 2005-2015, pasando de 58.245 gigavatios hora (GWh) a 44.786 en 2015, y ha destacado que el sector con mayor consumo es el del transporte, que presenta un 35,8% del consumo total de la administración metropolitana.

El plan también subraya los riegos climáticos que afectan al AMB: mayores consecuencias derivadas del incremento de temperaturas; más probabilidad de períodos de sequía, lluvias torrenciales y tormentas con vientos fuertes; cambios en los ciclos de las estaciones y aumento del nivel del mar y de los temporales marítimos.

El ente supramunicipal ha recordado que el Acuerdo de París, firmado durante el COP21 en 2015, marcó un punto de inflexión en los objetivos de reducción de emisiones, y que estableció medidas como limitar el aumento de la temperatura mundial por debajo de los dos grados, intentando que no sobrepase los 1,5 grados.

ACTUACIÓN TRANSVERSAL

Para lograr los objetivos marcados, el AMB ha establecido acciones diversas, que ha estructurado en cuatro ámbitos: renaturalización de espacios; generación de energía local renovable y eficiencia; compromiso ciudadano con la justicia climática, y fomento de la coordinación entre municipios para optimizar recursos.

La renaturalización del entorno incluye medidas como adaptar el diseño de los edificios al cambio climático, establecer refugios climáticos para la población vulnerable --niños y ancianos--, incrementar el verde urbano y optimizar la gestión de los recursos de agua y energía en parques, playas y rondas, entre otros.

En relación al ahorro y eficiencia energética, el AMB prevé crear una red de fotolineras, fomentar instalaciones solares fotovoltaicas en edificios públicos, invertir en rehabilitación energética, desarrollar una campaña de certificación energética de los edificios públicos y digitalizar procesos para ahorrar papel en las oficinas.

NUEVA CULTURA ENERGÉTICA

El plan también detalla apostar por un mayor compromiso con la justicia climática y fomentar una nueva cultura energética a través de un proyecto educativo para técnicos municipales y cargos electos y la creación de una plataforma de inversión colectiva para impulsar proyectos de generación de energía renovable, entre otros.

Finalmente, en el ámbito de la gobernanza, el AMB propone constituir la comisión técnica de adaptación al cambio climático; crear un observatorio de energía municipal y un gestor energético metropolitano, así como impulsar la Agencia Metropolitana de la Energía, el Fondo Metropolitano para la Transición Energética y una comercializadora pública de energía eléctrica.

Barcelona Economies



A LA XARXA