Un centenar de representantes de islas asistirán en Mallorca al Smart Island World Congress

Rodríguez, Armengol, Ensenyat y Ricard Zapatero presentan el SIWC
Europa Press
Publicado 13/04/2018 14:45:57CET

PALMA DE MALLORCA, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de un centenar de representantes de islas de todo el mundo asistirán en Calvià (Mallorca) al Smart Island World Congress, que se celebrará el 23 y 24 de abril.

Así lo han anunciado la presidenta del Govern balear, Francina Armengol; el presidente del Consell de Mallorca, Miquel Ensenyat; el director de negocio internacional de Fira de Barcelona, Ricard Zapatero, y el alcalde de Calvià, Alfonso Rodríguez.

El encuentro tiene como objetivo fortalecer los lazos entre territorios insulares para afrontar retos compartidos como el cambio climático, la competitividad económica, la innovación tecnológica y el turismo.

Además de un centenar de Islas, participarán 95 ponentes y 20 expositores.

Se desarrollarán 15 conferencias que abordarán cuestiones como el turismo inteligente y sostenible, el bienestar social, el patrimonio cultural, las startups, las incubadoras empresariales, la conectividad móvil, la resiliencia climática, las energías renovables, la gestión de residuos o las infraestructuras.

La segunda edición del Congreso organizará por primera vez un evento profesional, llamado Island2Island, en el que las islas participantes podrán concertar reuniones entre ellas, con las empresas participantes o con los visitantes, con el propósito de establecer relaciones comerciales y encontrar oportunidades de negocio.

Asimismo, y como ya sucedió en la edición pasada, dispondrá de un espacio expositivo con una veintena de empresas participantes.

Entre los eventos paralelos que se desarrollarán, destacan los talleres sobre resiliencia climática e innovación tecnológica, así como la celebración de un evento Hackathon en el que los participantes competirán para desarrollar un prototipo que dé solución a algún problema que afecte a las islas.

Además, la tarde del 23 de abril tendrá lugar la entrega de los premios Smart Island, en tres categorías: mejor isla inteligente, mejor destino inteligente, y mejor propuesta de desarrollo sostenible.

ARMENGOL: BALEARES ES "UN TERRITORIO FRÁGIL"

Durante la presentación, Armengol ha recalcado que quieren presentar Mallorca --y el resto de las Baleares-- como "una isla inteligente capaz de utilizar la tecnología para tener una proyección de sostenibilidad en términos amplios", tanto ambiental, como turística y económicamente.

La presidenta ha valorado que en el Congreso se expondrán experiencias de otras islas y ha destacado políticas de su Govern como la Ley de Cambio Climático.

Armengol ha insistido también en que Baleares es "consciente" de que es "un territorio frágil y limitado" y que entienden "muy bien lo que significa vivir en una Isla".

PROGRAMA SMART ISLAND

Por su parte, Ensenyat ha destacado el programa Smart Island, que "contribuirá a la tan deseada desestacionalización turística ofreciendo alternativas para conocer Mallorca más allá del sol y playa tradicional".

Para este proyecto, ha recordado, el Consell ya dispone de una partida de más de 8 millones de euros a través de una subvención.

Con esta partida en breve se desarrollarán aplicaciones sobre el estado del tráfico en tiempo real, se instalará un sistema de iluminación inteligente en los túneles para mejorar la eficiencia eléctrica y paneles con información sobre el estado de los aparcamientos y paradas de autobús inteligentes en la mayoría de municipios de Mallorca, entre otras acciones.

Paralelamente, el director de negocio internacional de Fira de Barcelona, Ricard Zapatero, ha celebrado el "éxito" de la primera edición y ha anunciado que habrá eventos paralelos en otros países del Atlántico, el Caribe y Asia.

Igualmente, el alcalde de Calvià, Alfonso Rodríguez, ha reivindicado la "responsabilidad de acometer" retos como el cambio climático y ha defendido el reposicionamiento de los destinos turísticos de las Islas.

En particular, ha mantenido que la marca de Magaluf es actualmente "más un ejemplo de reconversión que no un ejemplo de excesos".

Contador