24 años de prisión para una mujer por apalear, quemar y robar joyas a su ex suegra

 

24 años de prisión para una mujer por apalear, quemar y robar joyas a su ex suegra

Actualizado 20/07/2009 21:01:12 CET

BARCELONA, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia de Barcelona ha condenado a 24 años y medio de cárcel a una mujer por apalear a su ex suegra, de 77 años, quemarla a ella y su piso y robarle joyas y dinero en metálico de una caja fuerte que tenía en su piso de Barcelona en julio del año pasado.

La Fiscalía y la acusación particular pedían 29 años de prisión para la dominicana Netania D.M. por los delitos de incendio en concurso con intento de asesinato, lesiones y robo con violencia, con la agravante de disfraz. La condenada tendrá que pagar 14.688 euros por las lesiones y secuelas sufridas por la víctima, además de los daños causados en la vivienda.

La acusada, de 38 años y vecina de Cornellà de Llobregat (Barcelona), está en prisión desde agosto y a principios de junio, cuando fue juzgada, estaba embarazada de ocho meses.

Pese a que en comisaría y ante el juez de Instrucción admitió parcialmente los hechos, ante la Sección Novena de la Audiencia se declaró inocente y explicó que el 16 de julio de 2008 sólo fue a la playa de la Barceloneta y volvió a su casa.

Sobre los objetos robados que los Mossos d'Esquadra encontraron en su piso, dijo que se los dio su ex novio e hijo de la víctima al día siguiente, bajo la amenaza de agredir a sus hijos.

Según la Audiencia, la nuera accedió al piso de la víctima, en el barrio de Vilapicina, con las llaves que tenía, se puso una máscara, guantes y calcetines y sorprendió a la anciana en el pasillo, donde, "sin mediar palabra", la agredió, la arrastró hasta un despacho, la tiró al suelo y, poniéndose encima de ella, la pateó y amenazó de muerte para que le dijera dónde estaba la caja fuerte.

Al no contestarle, la asaltante acercó a la cara de la anciana un soplete encendido, ante lo que la víctima vomitó, se orinó encima y le reveló la ubicación y la combinación de la caja.

Después de coger el contenido de la caja, volvió a agredirla y a amenazarla, le colocó una bolsa de plástico en la cabeza para asfixiarla, aunque la agredida pudo sacársela. Después la agresora la ató a una silla y la amordazó.

Antes de salir del piso, la agresora prendió fuego en los muebles de cinco habitaciones y dejó abiertos los fogones de gas de la cocina. Se cambió de ropa y cuando iba a salir fue sorprendida por la víctima, que se había desatado, por lo que la nuera lanzó a la anciana a una habitación en llamas y cerró la puerta.

La mujer sufrió quemaduras de segundo grado en más del 3 por ciento del cuerpo y numerosos cortes y hematomas en todo el cuerpo, y le quedan multitud de secuelas físicas.

Durante la vista oral, la acusada no pudo justificar las imágenes captadas por una cámara de seguridad de una entidad bancaria cercana al domicilio de la víctima en las que se ve a una mujer parecida a ella y vestida como había descrito la anciana, en las que se identificó parcialmente.

La víctima, no obstante, no pudo asegurar que su agresora fuera su ex nuera, ya que no le pudo ver la cara y la voz estaba disimulada por una "mascarilla".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies