El abogado de Proactiva Open Arms presentará un recurso para que Italia libere el barco de la ONG retenido

Barco insignia de Proactiva Open Arms, de salvamento de refugiados
PROACTIVA OPEN ARMS - Archivo
Publicado 21/03/2018 19:30:20CET

ROMA/BARCELONA, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

El abogado de la ONG española Proactiva Open Arms, Alessandro Gamberini, cuyo barco fue retenido de forma preventiva por la fiscalía de Catania en la isla italiana de Sicilia, presentará este jueves una memoria judicial para que el juez de las investigaciones preliminares no convalide esa decisión.

"Mañana depositaré la memoria ante el juez de las investigaciones preliminares para pedirle la invalidación del secuestro del barco y para que el juez no lo convalide porque a nuestro juicio no subsiste la hipótesis de acusación", ha señalado Gamberini en una conferencia de prensa en el Senado de Roma.

El fiscal jefe de Catania, Carmelo Zuccaro, abrió una investigación contra el comandante del barco, Mark Reig y el coordinador de la misión, Anabel Montes, al imputarles los delitos de favorecer la inmigración ilegal y asociación para delinquir cuando el pasado lunes el barco desembarcó en Pozzallo para hacer desembarcar a los 216 inmigrantes rescatados frente a las costas de Libia.

Según ha explicado Gamberini, el juez deberá decidir en diez días si convalidar la retención del barco. "El fiscal decretó el secuestro del barco a través de un procedimiento de urgencia que normalmente debería haber pedido al juez de las investigaciones preliminares, por eso para que sea efectivo el magistrado debe convalidarlo en 10 días", ha señalado.

En caso de admisión del procedimiento de recurso, la ONG española Proactiva Open Arms tendrá derecho a tramitar otro recurso para impugnar esta decisión judicial.

Por otro lado, el equipo legal de Proactiva Open Arms ha señalado que ante este hecho "impacta" el procedimiento con el que se ha llevado a cabo. En principio la fiscalía que debería haber actuado de oficio era la de Ragusa, pero interviene la Dirección Antimafia al imputarles el delito de asociación para delinquir.

"Impacta la pretensión que ha tenido la fiscalía de Catania de arrogarse una competencia que de normal es de la fiscalía de Ragusa", ha determinado el abogado quien también ha señalado que se trata de una acusación "puramente instrumental" solo dirigida a "adquirir la competencia legal".

El responsable de la investigación analiza desde hace meses con lupa el trabajo de las organizaciones que rescatan a personas en el Mediterráneo. En agosto del año pasado interpuso el bloqueo del barco de la ONG alemana Jugend Rettet.

El abogado Gamberini ha señalado que la incautación del barco puede ser impedida "en términos jurídicos". "Obtener esto va a ser muy importante porque todo el castillo de acusación está destinado a caer", ha apostillado.

Por su parte, el fundador y director de Open Arms, Oscar Camps, ha negado que Italia les haya impedido realizar su trabajo de rescate, pero ha subrayado que durante la última operación "tampoco lo ha facilitado".

"Ha sido más difícil que en otras ocasiones porque han cambiado las reglas y lo han hecho mientras estábamos en alta mar, en medio de un rescate de urgencia", ha manifestado.

También ha resaltado que se trata de un rescate en mar abierto de personas que estaban "en peligro de vida". "Solo en alta mar puedes tener la visión global del peligro, no desde los despachos. Desde allí no se puede imaginar la tensión", ha sentenciado.

Además, ha explicado que la presencia de los guardacostas libios hizo que aumentara la tensión en la operación. "Generaron pánico y diez personas se tiraron al mar. Esto sumado a las amenazas con armas de fuego", ha resaltado.

Así ha explicado que al final, la guardia costera de Libia desestimó intervenir "por la dificultad de la situación" y dejó de "hacer lo que tenía que hacer".

"Es la primera vez que nos dicen que coordinan los libios. Qué hacer, cómo hacer, dónde desembarcar. Esto nos pone en una situación fuera de las normas. No saben por qué", ha argumentado por su parte el responsable de la ONG española en Italia, Ricardo Gatti.