Absueltos del delito de estafa los socios minoritarios de la constructora Benito Arnó

Los socios minoritarios de Benito Arnó, detras de los abogados
EUROPA PRESS
Publicado 12/04/2018 12:28:49CET

   La Audiencia considera que la empresa no salió perjudicada pese a engañarla con una oferta de compra de acciones que no existía

   LLEIDA, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Lleida ha absuelto del delito de estafa agravada a dos socios minoritarios de Benito Arnó y a su abogado al considerar que engañaron a la constructora con una oferta de compra de acciones que no existía, pero que la constructora leridana no se vio perjudicada, según la sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press.

   La sentencia considera probado que en octubre de 1999 los acusados firmaron una opción de compra de sus acciones por parte de Nueva Rumasa, que las valoraba en 1.989 millones de pesetas de la época (casi 12 millones de euros) que "no respondía a la realidad".

   Según el juez, la empresa de Ruiz Mateos no estaba interesada en la compra de las acciones, sino que lo que pretendía era "forzar a los socios mayoritarios" a comprarles las acciones, con lo que Nueva Rumasa se llevaría un porcentaje del precio o comisión, han publicado este jueves los diarios 'Segre' y 'La Mañana'.

   La sentencia asegura que no ha resultado acreditada la existencia del perjuicio patrimonial que exige el tipo de estafa y apunta que cuando los socios minoritarios comunicaron su intención de vender a Nueva Rumasa sus acciones se pone en marcha el proceso estatutario de adquisición preferente de acciones.

   En la vista, uno de los acusados ha reconocido que la compañía le ofreció pagarle la participación con una cantera valorada en 109 millones de pesetas, que no aceptó.

   "José María Ruiz Mateos me dio el pagaré en mano en su casa de Madrid, nos invitaba a su casa, se lo devolví sin documento, nos teníamos confianza", aseguró en el juicio en el que su esposa, también acusada, ratificó su versión.

   La Fiscalía pedía cuatro años de prisión para él y para su esposa por un delito de estafa continuada agravada por simular una opción de compra que quedaba anulada en un documento oculto a terceros y no presentó acusación contra el abogado contra el que presentaba cargos la constructora.