Un acuerdo evita el macrojuicio a los proxenetas del Raval, condenados a un máximo de dos años

 

Un acuerdo evita el macrojuicio a los proxenetas del Raval, condenados a un máximo de dos años

Juicio Sobre Proxenetismo En Barcelona
EUROPA PRESS
Actualizado 09/11/2011 16:19:37 CET

"Pueden estar contentos los acusados. La pena es ridícula", dice la abogada de un testigo protegido

BARCELONA, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un acuerdo entre las acusaciones y la defensa evitará la celebración del macrojuicio contra 45 proxenetas acusados de trasladar y obligar a prostituirse a compatriotas rumanas en el barrio barcelonés del Raval, y serán condenados a un máximo de dos años de prisión pese a que tres de ellos incluso se enfrentaban a una pena de 21 años.

"Pueden estar contentos los acusados. La pena es ridícula", ha sentenciado la abogada de una de las testigos protegidas, Luz Méndez, en declaraciones a los medios a las puertas de la Audiencia, donde algunos acusados han salido con cara de satisfacción de la mano de sus víctimas con quienes algunos están emparentadas --motivo por el cual algunas incluso han renunciado a indemnizaciones de hasta 12.000 euros que les corresponderían--.

Los acusados por obligar, maltratar y robar el dinero que estas mujeres habían ganado se enfrentaban a penas de hasta 21 años de cárcel que pedía el fiscal, pero la mayoría evitarán la cárcel con este pacto porque las penas no superan los dos años, y deberán pagar multas de no más de 1.000 euros, a falta de este jueves los acusados den su conformidad oficialmente al acuerdo negociado por sus abogados.

Además, de estos 45 acusados por ser los "dueños y señores" del barrio del Raval durante 2006, tres han sido absueltos al no haber indicios suficientes sobre su implicación en la trama.

"LENTITUD" DEL PROCESO

"A cambio de conseguir las condenas de todos, las penas respecto a la gravedad de los hechos es muy inferior, y las penas, prácticamente simbólicas", ha asegurado Alex Solà, abogado de una de las víctimas, que ha añadido las mujeres estuvieron sometidas durante meses a una esclavitud sexual intolerable.

El abogado ha echado la culpa de que lo que se presumía como un macrojuicio contra la explotación sexual acabase en un acuerdo con penas muy inferiores a las que se pedían, a que a veces, en estos grandes procesos tan largos se producen disfunciones: "La lentitud es mala acompañante de la Justicia", ha resumido.

Los condenados trasladaban desde Rumanía a las mujeres ofreciéndoles trabajos en hostelería y ocultándoles que las iban a forzar a prostituirse bajo su férreo control, y apropiándose de todo o casi todo el dinero que ganaban, según recoge la calificación fiscal.

Cuando las mujeres llegaban a la ciudad, los acusados se hacían cargo de todos sus gastos y gestiones --como la obtención del pasaporte y el billete de avión a Barcelona-- para generar "una actitud de dependencia hacia quienes luego se convertirían en sus proxenetas".

Después, las obligaban a prostituirse y a entregarles todo el dinero que ganasen, al menos hasta liquidar la deuda por las gestiones del viaje, y maltrataban física y sexualmente a quienes se resistían, "para demostrar su posición de dominio".

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies