El acusado de acuchillar a su exjefe en Esparreguera dice que fueron "pinchacitos" para defenderse

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Audiencia de Barcelona

El acusado de acuchillar a su exjefe en Esparreguera dice que fueron "pinchacitos" para defenderse

Fachada del Palau de Justícia, sede del TSJC y de la Audiencia de Barcelona
EUROPA PRESS
Publicado 18/10/2016 14:18:58CET

Fiscalía reclama 23 años de cárcel por asesinar al empresario con más de 40 puñaladas

BARCELONA, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

El acusado de matar a cuchilladas a su exjefe en un polígono industrial de Esparreguera en 2014 ha asegurado este lunes en juicio que las decenas de puñaladas con un cuchillo de cocina que le dio y acabaron con la vida de la víctima fueron "pinchacitos" con los que ha asegurado que intentaba defenderse porque el empresario, según él, se había puesto muy agresivo.

"No fueron puñaladas, le di pinchacitos para que me soltara y se fuera", ha defendido en el interrogatorio al que le ha sometido la fiscal en la sesión de la vista oral con jurado popular que se celebra esta semana en la Audiencia de Barcelona, y en la que Fernando P. se enfrenta a 23 años de cárcel por asesinato con alevosía y ensañamiento.

La Fiscalía le acusa de haber ido al polígono de L'Olana sobre las 15 horas del 29 de enero, esperar a uno de los jefes de la empresa en la que había trabajado y de la que fue despedido en 2008 y, cuando el empresario apareció con su todoterreno, darle el alto para luego propinarle más de 40 puñaladas con uno de los dos cuchillos que llevaba.

La versión de Fernando P. es diferente: ha justificado que fue al polígono a buscar trabajo en una nueva empresa que un conocido le había dicho que se había instalado allí, pero que no la encontró, y que llevaba dos cuchillos de cocina encima porque tenía la intención de ir a algún sitio a afilarlos.

También ha asegurado que no guardaba rencor a sus exjefes porque su despido se había producido en 2008, aunque desde entonces tuvieron varios pleitos laborales y penales: "Si yo hubiera querido vengarme no hubiera esperado seis años. El rencor no aguanta seis años", ha defendido.

UN TESTIGO DE LAS PUÑALADAS

Un testigo protegido, que ha declarado con el rostro oculto tras una capucha, gafas de sol y fuera de la vista del acusado, ha relatado al tribunal que vio desde un balcón mientras tendía la ropa cómo un hombre apuñaló reiteradamente a otro que estaba dentro de un coche, lo sacó del vehículo y siguió acuchillándolo en el exterior.

Fue este testigo el que llamó al 112 para relatar lo sucedido, aunque no ha podido dar demasiados detalles sobre cómo fueron las puñaladas y los rasgos físicos del agresor ya que ha dicho que estaba a bastante distancia, a unos 200 o 300 metros.

EN BUSCA DE OTRO EXJEFE

Fernando P. ha relatado que salió del lugar asustado para pedir ayuda y dejó a la víctima allí tirada y herida; se dirigió a una rotonda cercana y haciendo 'auto stop' se subió a un camión frigorífico que lo llevó hasta el centro comercial Montserrat de Abrera (Barcelona).

Allí fue a los lavabos a limpiarse la sangre, bebió alcohol y se dirigió a una de las tiendas del centro comercial en las que él había trabajado un año después de que lo hubiesen echado de la empresa del polígono, según ha reconocido él mismo en juicio.

Una de las trabajadoras y excompañera de trabajo del acusado ha declarado como testigo ante el tribunal que Fernando P. se dirigió a ella y le preguntó dónde estaba el jefe que quería pegarle; en su declaración como acusado este lunes, Fernando P. no ha aclarado si efectivamente le dijo eso.

La víctima tenía 39 años cuando murió, estaba casado y era padre de tres niños; la fiscal reclama además de la pena de cárcel que indemnice tanto a su viuda, como a sus hijos, hermanos y padres.

El juicio, que comenzó el lunes con la selección del jurado y la resolución de cuestiones preeliminares, está previsto que continúe este miércoles con las declaraciones de más testigos y declaraciones policiales.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies