Áltima critica "la ventaja competitiva" del Ayuntamiento si ofrece servicios a 1.800 euros

Áltima
ÁLTIMA
Publicado 29/01/2018 19:33:02CET

"Está por debajo de los costes reales, una práctica comercial de competencia desleal" afirma

BARCELONA, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

Áltima ha advertido este lunes de que, si el Ayuntamiento de Barcelona ofrece servicios funerarios por 1.800 euros sin sala de velatorio convencional, "no hay duda de que estaría actuando con una evidente ventaja competitiva" respecto al resto de operadores.

Ha afirmado en un comunicado que este precio "está por debajo de los costes reales, una práctica comercial de competencia desleal y una muestra más de la ventaja competitiva del consistorio", y ha añadido que la empresa municipal que prevé asumir el servicio, Cementiris de Barcelona, se beneficia de condiciones especiales como empresa pública.

La funeraria ha criticado que la empresa pública "no sólo continuará en situación monopolística como única prestataria de los servicios de cremación" de la ciudad, sino que podrá ampliar los servicios en la actividad funeraria, hasta ahora reservada a operadores que se rigen por ordenanzas municipales.

Este servicio funerario por 1.800 euros --con una sala para unas cuatro horas, incluida la ceremonia, sin el habitual velatorio ni entierro-- se pondrá en marcha si el pleno aprueba definitivamente la creación de un tanatorio público, y empezará a operar en seis meses para abaratar el servicio sin la necesidad de esperar hasta que esté construido el tanatorio, que el Gobierno de Ada Colau prevé que entre en funcionamiento en 2020.

El concejal de Presidencia, Eloi Badia, ha detallado este mismo lunes que la creación de este servicio depende del mismo trámite que la del tanatorio --la misma aprobación en el pleno, previsiblemente el de febrero--, algo que rechaza Áltima, que considera que el Ayuntamiento se debería plantear un expediente independiente al de la funeraria municipal.

"Se trata de otro proyecto con sus propias características y condiciones, que se tiene que poder conocer en detalle y presentar con todo el rigor, sin vaguedades como hasta ahora", ha aseverado, ya que sólo así se podrá valorar la viabilidad de este servicio, según la compañía.

Ha criticado que el plazo de dos años para poner en marcha la funeraria municipal es muy inferior que el que tuvo Áltima para operar en la ciudad, y que Badia no haya mencionado que el Ayuntamiento debe vender su participación que conserva del 15% de Serveis Funeraris de Barcelona, o formaría parte de su consejo de administración y a la vez le haría competencia desde Cementiris de Barcelona.

USO DE INFORMACIÓN "INDEBIDO"

Ha asegurado que Áltima mantiene encuentros con miembros del Ayuntamiento desde hace siete meses para acordar criterios de la cobertura gratuita o bonificada de los servicios funerarios --que asumen las empresas--, durante los que las compañías han compartido información interna "con un ejercicio de total transparencia".

Áltima considera que, detrás del anuncio de ofrecer servicios funerarios públicos, "justo cuando el acuerdo ya se estaba cerrando, hay una maniobra de falta de lealtad y un uso indebido de la información que han estado facilitando las empresas del sector".

Ha negado que el precio medio del servicio funerario para ciudadanos sin seguro sea de más de 5.000 euros, como ha dicho Badia; asegura que el gasto funerario medio sin seguro en Áltima es de 3.800 euros --sin IVA--, y que los usuarios pueden contratar servicios completos desde 1.800 euros con IVA.