(Ampliación) La Fiscalía recibió dos días después el atestado policial de la agresión racista a la menor ecuatoriana

Actualizado 24/10/2007 18:20:11 CET

Compte cree que sin parte médico ni confirmación de la versión por parte de la víctima, es muy difícil que el joven ingrese en prisión

BARCELONA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

La fiscal de guardia de Sant Boi de Llobregat (Barcelona) recibió el atestado policial de la agresión racista a una menor ecuatoriana el pasado lunes, dos días después de que el sábado pasara a disposición judicial el agresor.

La fiscal jefe de Catalunya, Teresa Compte, explicó hoy en rueda de prensa que, el sábado, el juez dijo por teléfono a la fiscal de guardia que "no hacía falta" su "presencia" en la declaración, por lo que ésta no se desplazó hasta el juzgado, ya que tenía un caso de narcotráfico entre manos. Tampoco convocó oficialmente la comparecencia en la declaración del acusado.

No obstante, no quiso entrar a valorar la actuación del juez ni el comunicado oficial de ayer del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), ya que no quiere "tirar pelotas de unos a otros", aunque dijo "no compartir la actitud informativa" del alto tribunal catalán.

Según Teresa Compte, el atestado policial entró el lunes, procedente del juzgado, en el registro de la sede que la Fiscalía tiene en L'Hospitalet de Llobregat y del que depende la fiscal de Sant Boi. Hasta entonces, la fiscal, según explicó ayer en una reunión con Compte, no tuvo conocimiento de los detalles de la agresión. Incluso, desconocía que la víctima era menor o que había imágenes de la agresión.

Sin embargo, aunque la fiscal hubiera acudido a la comparecencia, Compte explicó que al no existir parte médico de las lesiones ni declaración de la menor ante el juez --la joven no se presentó--, hubiera sido muy difícil dictar prisión provisional para el detenido.

Una vez vistas las imágenes y estudiado el atestado policial, la Fiscalía ordenó hoy a la Policía la detención de Sergi Xavier M.M. para que ingrese en prisión por el peligro de fuga o de reiteración de la agresión a la menor. El joven, si le detienen, permanecería en los calabozos policiales hasta el viernes, cuando la menor está citada a declarar.

Si aquel día la chica confirma su versión de los hechos --por lo que se podrían imputar al joven vejaciones de carácter racista-- y un médico forense puede determinar que todavía sufre lesiones físicas o psíquicas --como 'shock' postraumático--, el juez podría dictaminar el ingreso en prisión.

Sin embargo, Compte admitió que sin parte médico previo --ya que la chica no quiso hacerlo inmediatamente después de la agresión--, lo más probable es que sólo se pueda acusar al joven de una falta de lesiones, lo que no permitiría ordenar el ingreso en la cárcel.

Igualmente, si la menor "no confirma" la primera versión de los hechos, la Fiscalía tendrá que replantearse todo el caso.

MEJOR COORDINACIÓN CON LA FISCALÍA.

Compte anunció también que se revisarán los mecanismos de comunicación entre la Fiscalía, los juzgados y la Policía. La fiscal jefe de Catalunya intentará que los cuerpos policiales envíen los atestados a la vez a los juzgados y a la Fiscalía.

Igualmente, Compte se quejó de la falta de fiscales fuera de la ciudad de Barcelona, ya que muchos tienen que cubrir más de un partido judicial, un problema "crónico" que se arrastra desde hace años.

Además de esto, la Fiscalía ha abierto un informe interno para determinar lo que ha sucedido desde el sábado. No obstante, Compte dijo que los fiscales catalanes todavía se están adaptando al nuevo organigrama y estructura establecida por el recién aprobado Estatuto de la Fiscalía.

PRESIÓN MEDIÁTICA.

La fiscal jefe aseguró que en ningún momento se ha sentido "presionada" por los medios de comunicación, aunque entiende la "alarma mediática". Tampoco ha hablado personalmente ni se ha sentido presionada por el fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido, o por las autoridades ecuatorianas.

Lo que sí admitió, es sentirse "muy impactada" cuando vio las imágenes en televisión. Según ella, "es un privilegio, una gran suerte" tener las imágenes de las cámaras de seguridad para demostrar la agresión.

De hecho, Compte aseguró que la actuación en este caso es la misma que ha seguido la Fiscalía de Catalunya en situaciones similares.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies