Descartan que la sangre de Luis XVI se conserve en una calabaza

Actualizado 24/04/2014 15:03:42 CET
Secuenciación genómica, genoma, ADN
Foto: CNAG

BARCELONA, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

El análisis genómico ha descartado que los restos de sangre hallados en el interior de una calabaza en 2010 pertenezcan al monarca francés Luis XVI.

   En un principio se especuló con que estos restos podían pertenecer al rey que fue guillotinado en 1793 en plena Revolución Francesa.

   El estudio internacional, en el que han participado investigadores del Instituto de Biología Evolutiva (IBE) encabezados por Carles Lalueza-Fox, ha demostrado que la sangre seca del interior de esta reliquia corresponde en realidad a un hombre de menor estatura que el monarca y que "tenía ojos marrones en lugar de azules".

   En un comunicado conjunto de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), centros que conforman el IBE, Lalueza-Fox ha asegurado que los nuevos análisis descartan por completo que la calabaza, que fue presentada en 2010 después de que supuestamente una familia de Bolonia la hubiera guardado durante décadas, haya albergado la sangre seca del rey galo.

   El investigador del IBE ya aseguró entonces que la única forma de demostrar los indicios que apuntaban a esta tesis era realizar un análisis genómico completo, que ahora ha publicado la revista 'Scientific Reports'.

   "La sangre pertenece a un hombre de menor estatura que el monarca francés y que tenía los ojos marrones en lugar de azules", ha puntualizado el IBE, algo que confirman los resultados negativos del análisis de la línea genealógica y también del aspecto físico.

   De hecho, la investigación ha concretado que frente a una línea genealógica "muy heterogénea" de Luis XVI en la que predominaban los ancestros centroeuropeos originarios de la actual Alemania y Polonia, el genoma recuperado es más propio de un individuo con un claro componente francés e italiano.

   "Más allá del hecho anecdótico de si el ADN pertenece o no a Luis XVI, presentamos aquí el primer genoma de un periodo histórico reciente", y las técnicas utilizadas serán útiles en estudios forenses futuros, ha añadido Lalueza-Fox.

REVOLUCIÓN FRANCESA

   El 21 de enero de 1793, Luis XVI fue ejecutado en la guillotina por conspirar contra la libertad de la nación y tras un intento de fuga y, según las crónicas que se conservan de la época, muchos ciudadanos subieron al cadalso a mojar sus pañuelos en la sangre del monarca para tener un recuerdo del histórico acontecimiento.

   Uno de ellos, perteneciente a Maximilien Bourdaloue, fue guardado en la calabaza seca ahora estudiada, según se relata en un texto tallado en la propia piel del fruto, con la intención de venderla por 500 francos de la época, en principio al mismo Napoleón.

   La calabaza muestra los retratos de varios protagonistas de la revolución francesa, como George Danton, Maximilien Robespierre, Camille Desmoulins, Louis-Sébastien Mercier, Jean Paul Marat, la reina María Antonieta o el propio Luis XVI.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies