Un año de cárcel para el mosso que se saltó un semáforo en rojo matando a un motorista

 

Un año de cárcel para el mosso que se saltó un semáforo en rojo matando a un motorista

Audiencia de Barcelona
JUSTICIA
Actualizado 09/11/2011 12:29:39 CET

Llevaba encendidas las luces del coche policial porque llegaba tarde a declarar a un juicio

BARCELONA, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia de Barcelona ha condenado a un año de prisión el cabo de los Mossos d'Esquadra que atropelló mortalmente a un joven motorista en el barrio barcelonés del Poblenou después de saltarse un semáforo en rojo y con las luces del techo del coche policial encendidas con la justificación de que llegaba tarde a declarar a un juicio.

Sin embargo, Luis Alberto M. no será inhabilitado para su trabajo, tal y como pedía la acusación, al considerar el juez que no hubo "imprudencia profesional" pese a saltarse un semáforo en rojo con las luces del techo encendidas y a no ser en un servicio de emergencia.

El juez argumenta que el accidente no se debió a su falta de preparación como profesional sino a su imprudencia como conductor: "La posición del acusado como conductor del vehículo policial no difiere de la posición de cualquier conductor de un automóvil que no sea agente de policía", recoge la sentencia.

El 20 de marzo de 2009, el mosso conducía el vehículo policial en el que llevaba a dos compañeros juntos para declarar como testigos en un juicio que se iba a celebrar en la Audiencia de Barcelona, y al que llegaban tarde después de confundirse de dirección.

Decidió encender las luces policiales del techo del todoterreno --con la sirena apagada-- pese a estar prohibido al no tratrase de un servicio de urgencia, y, en el cruce de las calles Tànger y Roc Boronat, se saltó un semáforo a una velocidad de 20 o 30 kilómetros hora pese a no tener visibilidad al estar tapado por un camión, y atropelló al conductor de un ciclomotor que circulaba correctamente.

ATENDIÓ AL HERIDO

El acusado bajó del vehículo y atendió al herido mientras sus compañeros detenían el tráfico, pero el motorista murió al poco tiempo en el Hospital Clínic, adonde había sido trasladado en ambulancia.

Además de la pena de un año, que previsiblemente, no le obligará a ingresar en prisión, no podrá conducir vehículos de motor durante ese periodo, y deberá indemnizar a los familiares del fallecido con casi 170.000 euros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies