El autor Bernard Minier recupera al comandante Martin Servaz de su primera novela

 

El autor Bernard Minier recupera al comandante Martin Servaz de su primera novela

El autor francés Bernard Minier
GAELLE HUMBERT
Actualizado 24/05/2013 15:25:00 CET

BARCELONA, 24 May. (EUROPA PRESS) -

El autor francés Bernard Minier ha recuperado en su segunda novela, el thriller 'El Círculo' (Roca Editorial), al comandante Martin Servaz, el investigador de la policía judicial de Toulouse de su primer libro 'Bajo el hielo', que enfrenta a un nuevo crimen, según ha explicado este viernes en rueda de prensa en Barcelona.

La novela arranca cuando una profesora ha sido asesinada y, horas después, un vecino llama a la policía para advertir de que hay un joven --alumno de ésta-- en estado de shock y sentado junto a una piscina en la que flotan un puñado de muñecas, lo que activará la investigación por parte del comandante Martin Servaz.

El comandante descubrirá que ese chico que llora junto a la piscina y dice no recordar nada de lo ocurrido es el hijo de una de las mujeres a las que más ha amado.

La novela transcurre en junio de 2010 en la ciudad universitaria de Marsac, que el autor ha trazado para redimirse con su pasado de mal estudiante y que es una especie de Oxford, ha asegurado.

El autor ha definido este arranque de la historia "como un empujón" que hace saltar al lector dentro de la novela, y ha comparado las novelas como una casa en la que la primera escena, la puerta, debe invitar a entrar.

A raíz de este crimen, el autor teje ambientes oscuros y siniestros, que dibuja gracias a sus contactos en la brigada de investigación de la policía francesa, contactos especialmente intensos tras la publicación de su primer libro 'Bajo el hielo': "Mi primera novela me ha abierto muchas puertas", admite.

No obstante, los crímenes son una excusa para abordar también la sociedad francesa contemporánea, así como las nuevas generaciones y el cambio de hábitos, especialmente en el terreno tecnológico, en un sin parar de revolución tecnológica que, ha lamentado, dejará caduca su novela en diez años cuando ya no se hable de 'smartphones'.

El autor también usa la música como recurso para caracterizar a una sociedad tendente hacia lo audiovisual, en un espectro que oscila entre Gustav Mahler y Marilyn Manson, representando así "una sociedad del sonido y la imagen".

"Un cambio fundamental es lo que he querido reflejar", ha reivindicado el autor, quien ha rechazado poner música de jazz porque es un género ya muy usado en literatura.

Ante el auge de la novela negra, el autor ha dicho que ésta enmarca los excesos y los peligros de las sociedades "más que otro género".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies