Las aves que viven en las ciudades tienen una diversidad evolutiva más pobre

Un ejemplar de Mirlo
CREAF
Publicado 31/05/2017 18:02:19CET

CERDANYOLA DEL VALLÈS (BARCELONA), 31 May. (EUROPA PRESS) -

Un estudio liderado por el investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (Csic) y del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (Creaf) Daniel Sol ha revelado que las comunidades de aves que viven en las ciudades tienen una diversidad evolutiva más pobre que las que viven en entornos naturales.

Una conclusión del estudio que justifica esta afirmación es que hace menos tiempo que se separaron de sus ancestros y, por tanto, son evolutivamente menos singulares; es el caso de las palomas, las urracas, los pinzones, las golondrinas y los mirlos, según ha informado este miércoles en un comunicado.

El trabajo ha calculado que la historia evolutiva de la especies de una comunidad es de 450 años menos en comparación con los que conviven en ambientes naturales, y el autor del estudio ha apuntado que "la riqueza evolutiva no sólo representa historia evolutiva; también se relaciona con la diversidad genética y el propio funcionamiento de los ecosistemas".

Ha negado la hipótesis de algunos científicos sobre que esta pérdida se mitigaría con la llegada de especies exóticas, y, en cambio, ha determinado que las aves que llegan pertenecen a grupos evolutivamente poco distintos y contribuyen "poco" a enriquecer la diversidad.

Para realizar este análisis se han reunido datos de más de 1.219 especies de aves de 27 regiones de todo el mundo y se ha analizado cómo la diversidad filogenética de las comunidades --que mide la suma del tiempo que la especie se separó de otras con las que coexiste-- cambiaba según el grado de urbanización.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies