El Ayuntamiento de Badalona recurrirá la condena contra los policías que torturaron a una pareja

Actualizado 07/02/2011 18:25:48 CET

BARCELONA, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Badalona ha anunciado este lunes que recurrirá la sentencia de la Audiencia de Barcelona contra siete policías locales de Badalona y un mosso d'Esquadra condenados a un año de cárcel y a ocho años de inhabilitación por agredir a una pareja en la estación de Renfe de la localidad golpeando al joven e introduciendo espray autodefensa en la boca a ella --que era menor--, tras confundirlos con dos sospechosos.

Según ha informado el consistorio en un comunicado, procederán a interponer un recurso ante el Supremo porque entienden que la condena de la Audiencia se fundamenta en una "valoración errónea de las pruebas y una incorrecta aplicación del tipo delictivo", y, aunque respetan la sentencia, seguirán dando apoyo a los agentes municipales afectados garantizando sus servicios jurídicos.

El 23 de octubre de 2005 los agentes buscaban a dos sospechosos de haber agredido a una policía local y creyeron que era la pareja que se encontraba en la estación, por lo que al joven le golpearon en la cara, le agarraron de la camisa arrastrándole hasta la vía del tren y lo sostuvieron sobre la misma durante unos instantes.

A ella le introdujeron el espray autodefensa profiriéndole expresiones como "te lo vas a tragar" y " que hables, es mejor para ti", mientras la arrastraban del pelo por el andén y le daban patadas, según la sentencia.

Después, los llevaron a un centro médico ante un agente entubado, con signos de haber recibido una paliza, que indicó que no eran los responsables, por lo que la encerraron en un cuarto y le explicaron que esa noche habían agredido al "compañero" pero que ya habían detenido a la agresora.

El juez ha condenado a los agentes de la policía local de Badalona Irene G.G., Alfonso O.B., Pascual P.L., David S.B., Francisco C.R., Daniel C.M., Jesús María G.M. y al mosso Josep Oriol F.B., a un año de prisión y ocho de inhabilitación absoluta, y les ha impuesto una indemnización de 2.000 euros para cada uno de los agredidos por las lesiones y las secuelas, y de 3.000 por los daños morales, por el delito contra la integridad moral en su modalidad de torturas; aunque no irán a la cárcel por no tener antecedentes.

Les absuelve de los delitos de lesiones, de las faltas de lesiones --porque fueron leves y quedan subsumidas en el delito contra la integridad moral-- y del delito de detención ilegal porque fueron puestos en liberta cuando el agente hospitalizado dijo que no eran ellos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies