El Ayuntamiento de Barcelona empieza los trámites para derribar la 'Casita Blanca' de Gràcia

Actualizado 22/10/2010 15:25:50 CET

La expropiación del histórico 'meublé' supondrá el cierre definitivo del negocio

BARCELONA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Barcelona ha empezado los trámites para derribar la 'Casita Blanca', el histórico hostal con habitaciones por horas del distrito de Gràcia, con motivo de la reforma urbanística de la avenida Vallcarca como pasillo verde.

El consistorio ha dado luz verde al proceso de expropiación de las fincas de la calle Bolívar 2-4 y 6, ocupadas por el 'meublé', de forma que la demolición se producirá previsiblemente en el 2011, según han avanzado este viernes 'El Periódico' y 'L'Independent de Gràcia'.

La publicación este miércoles en la gaceta municipal implicó la apertura de un plazo de 20 días para que la propiedad presente alegaciones, si es que tiene intención de hacerlas.

En declaraciones a Europa Press, el concejal del Distrito, Guillem Espriu, ha explicado que ya habían actuado en fincas más pequeñas, pero la 'Casita Blanca' es el "emblema" para afrontar la reforma de la avenida, donde se realizan mejoras desde mayo en la acera del lado Besòs.

La reforma de la avenida es una de las remodelaciones urbanísticas que llevan más años en el tintero. Concretamente, ya figuraba en el Plan General Metropolitano (PGM) de 1976 en forma de autopista urbana --'Via O'--, aunque la remodelación no fue aprobada de manera definitiva hasta el año 2002, a modo de corredor verde.

El edil ha dicho que trabajan para que "tiren adelante" los procesos de expropiación de los otros edificios que darán lugar al pasillo verde, y ha destacado la recuperación de espacios en este mandato para uso público.

Lo que ha ejemplificado con los 15 millones de euros para adquirir la pieza entre las calles Bailén y Quevedo para construir equipamientos educativos, y los más de 7 millones del solar de la antigua Sala Cibeles, donde se construirá un CAP y viviendas para ancianos.

En el caso de la 'Casita Blanca', Espriu ha afirmado que ya negocian con los propietarios para que la expropiación "sea de mutuo acuerdo", y ha subrayado que tienen "buena relación con la propiedad". El Ayuntamiento ya tiene el acuerdo presupuestario para indemnizar a los propietarios.

TIENE 16 EMPLEADOS

El administrador de la 'Casita Blanca', Josep Tomàs, de 71 años, ha explicado a Europa Press que la expropiación significará "el cierre definitivo" del negocio, y que les quedan cinco meses antes de completarse el proceso, en manos de sus abogados. Entre los 16 trabajadores del establecimiento hay preocupación porque se quedarán en paro, ha añadido.

La 'Casita Blanca' empezó a funcionar hace un siglo como marisquería en la primera planta, y espacio para parejas en la segunda planta. En 1912 el antiguo edificio fue derribado para construir en el mismo sitio el actual, destinado al alquiler de habitaciones.