Los bailarines de Aracaladanza interpretan la serie 'Constelaciones' de Miró

Enrique Cabrera y Francesc Casadesús
EUROPA PRESS
Actualizado 01/03/2013 14:52:13 CET

BARCELONA, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los bailarines de la compañía madrileña Aracaladanza interpretan en el Mercat de les Flors la serie 'Constelaciones' de Antoni Miró, pese a no centrarse en ningún cuadro concreto, en la última parte de una trilogía sobre pintores dirigida por Enrique Cabrera.

Según ha explicado en rueda de prensa, la coreografía --coproducida por La Abadía de Madrid y el Mercat-- está impregnada de la abstracción de toda la obra del artista catalán, más allá de obras concretas, algo que Cabrera ha logrado después de haber podido acceder a fondos de la Fundació Miró.

Después de coreografiar a El Bosco y a Magritte, Cabrera ha querido cerrar el proyecto con Miró, al hilo de una danza sobre pintores surrealistas, pese a que éste último ha sido el más difícil para él por su conceptualidad.

De este modo, Cabrera ha tratado de "llevar el espíritu" de Miró al escenario, ante un público a partir de 4 años, ayudado por el mismo imaginario del artista, como ovillos gigantes, bicicletas, enormes bolas, cintas de danza, tejidos variados con los que se trazan formas.

No obstante, la clave de este espectáculo es el uso del color, con una selección de seis --blanco, negro, rojo, azul, amarillo y verde-- que toman todo el protagonismo y juegan a ser iluminados en transiciones.

Todo este imaginario "mágico y lleno de ilusión", en palabras del director del Mercat, Francesc Casadesús, recoge el movimiento pictórico de Miró de la mano de cinco bailarines y videoproyecciones.

La función no cuenta con un relato narrativo, sino que está realizado con "la lógica de los sueños, que normalmente se recuerdan a escenas"

LAS TRIPAS

Además de esta puesta en escena, Cabrera ha manifestado su gusto por mostrar "las tripas" de la escena, tras reparar en que sus jóvenes espectadores se fijan en todos los detalles.

Por ello, ha optado por empezar la función con los focos en medio del escenario, y que tras un minuto y medio ascienden hasta lo alto, pero dejándose ver el escenario en un ejercicio de transparencia dentro de tanta magia.

El coreógrafo ha llamado a sacar "el niño que todos los adultos llevan dentro" durante los 50 minutos que dura la función, que se representará este fin de semana y el próximo, además de las funciones escolares programadas entre estos días.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies